Tribunales

Macrojuicio por tráfico de coca

16.09.2017 | 04:20

Siete sesiones, catorce personas en el banquillo. La Audiencia Provincial prevé empezar el lunes un macrojuicio contra un grupo de presuntos narcotraficantes, la mayoría dominicanos. Están acusados de integrar un grupo dedicado a la venta de cocaína por encargo telefónico. La fiscal pide para cada uno seis años de prisión.

La acusación afirma que tres encausados, dos de ellos pareja y el tercero, padre del chico, vendían coca en Les Arenes-La Grípia-Can Montllor, al menos entre junio del 2012 y julio del 2013. "Actuaban de forma conjunta y coordinada, manteniéndose en continuado contacto telefónico", cuenta la fiscal. El trío, presuntamente, adquiría la droga a otros seis procesados.

Según se infiere del relato fiscal, los Mossos d'Esquadra tenían pinchados sus teléfonos. Y captaron conversaciones sobre la calidad del material, cantidades, precios y deudas de compradores. La pareja recibía las llamadas de los consumidores y traspasaba el encargo al padre del chico, y este entregaba las papelinas demandadas y cobraba. La chica llevaba la gestión económica del negocio y entregaba la cocaína en ausencia de su suegro, señala el Ministerio Público.

El escrito acusatorio refiere tres transacciones de coca a consumidores: una realizada el 27 de diciembre del 2012 en la calle de Les Borges Blanques, donde uno de los investigados entregó una papelina a una mujer; otra llevada a cabo en la calle de Solsona el 7 de enero del 2013 y otra efectuada tres días después en la misma calle. Unos mossos vigilaban y minutos después identificaron a los clientes y les decomisaron las papelinas.

Los proveedores
¿Quién proporcionaba la droga a los tres sospechosos? Según la fiscal, entre los suministradores estaban dos de los acusados en el mismo proceso, quienes almacenaban la sustancia en una vivienda de Les Franqueses del Vallès. Allí también la cortaban. Los investigadores constataron, al menos, tres entregas de droga de unos, los proveedores, a otros, los presuntos vendedores, en febrero y marzo del 2013. La Fiscalía habla también de dos suministradores más, también encausados. Cuando se comunicaban entre ellos se referían a su domicilio como "oficina": allí, según el fiscal, almacenaban y manipulaban la sustancia. Otro procesado transportaba el material en vehículos. Otro cortaba la cocaína.

Acumuladas las pruebas, y una vez obtenida la autorización judicial, los Mossos d'Esquadra dieron el golpe el 5 de abril del 2013, cuando irrumpieron en dos viviendas de Les Franqueses. En una encontraron una libreta "con anotaciones referidas a la actividad delictiva", dice el fiscal, y 37,72 gramos de una sustancia blanca usada para la mezcla con la coca. En el otro domicilio se incautaron de cocaína, directamente: tres bolsas con un total de 1.085 gramos. La requisa se completó con kilos de otras sustancias, tales que cafeína, fenacetina o ácido bórico.

La operación no llegó a Terrassa hasta casi tres meses después. El 3 de julio del 2013, los mossos entraron en viviendas egarenses. En una, en Can Palet, hallaron una libreta con nombres de personas y cantidades y una báscula; en un patio interior confiscaron 49 gramos de cocaína. En Plaça Catalunya-Escola Industrial se ejecutó otra entrada y registro, con la incautación de dos envoltorios con 17 gramos de coca, y mucha sustancia de corte, así como tres teléfonos, una báscula y 1.620 euros. El morador, uno de los procesados, llevaba dos papelinas con coca en los pantalones.

El operativo alcanzó también a una vivienda de Ègara y a otra de Les Fonts, donde se encontraron sustancias para la mezcla de la droga, según la fiscal, y a un piso de Torre-sana en el que los mossos se incautaron de veinte teléfonos móviles, libretas y 11.820 euros. En ese domicilio vivía la pareja incriminada en la venta directa.

En el del tercer inculpado, padre del chico y suegro de la joven, en Les Arenes, la policía encontró veintinueve papelinas de cocaína y dos envoltorios más, así como una prensa, una picadora, una termoselladora y una báscula de precisión con restos de droga. Tirando del hilo, la policía llegó a otros cinco individuos no vinculados con los anteriores aunque sí procesados en la misma causa. En esta investigación se registró un piso de La Maurina y otro radicado en Badalona.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook