Cinco consejos

01.08.2017 | 04:20

Debemos cuidar nuestro oído para que no se inflame (otitis), protegiéndonos del frío y las corrientes de aire. También hay que evitar que aparezcan tapones de cerumen.

No hay que bajar la cabeza más allá de los hombros, ni estirar el cuello hacia arriba, ni hacer giros bruscos.

Seguir una dieta equilibrada, y evitar el tabaco y la cafeína.

Disminuir el consumo de las medicinas que puedan incidir en el normal funcionamiento del oído, como ciertos diuréticos, algunos antiinflamatorios y antibióticos, así como del ácido acetilsalicílico.

Acudir al especialista cada cierto tiempo y someternos a una revisión auditiva, e incluso ocular, también puede servir para alejar los vértigos de nuestra vida. Son los consejos que proporciona la empresa Gaes, especializada en la salud del oído.

1. Sin otitis ni cerumen.

2. Una buena postura.

3. Comer sano.

4. Reducir ciertos fármacos.

5. Revisiones periódicas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook