Cinco trucos nutricionales para hacer la jornada intensiva llevadera

04.07.2017 | 04:20
Cinco trucos nutricionales para hacer la jornada intensiva llevadera

Hacer un buen desayuno, aumentar a dos el número de tentempiés o cenar temprano son algunos de los hábitos que debemos cuidar en nuestra rutina diaria cuando la jornada laboral es continua durante los meses de verano. Los cambios horarios también deben afrontarse con una mejora de los hábitos alimentarios. Las cinco pautas de una dieta saludable que aconseja Super Premium Diet, el servicio de asesoramiento del Grupo NC Salud son las siguientes:

Cuando se trabaja tantas horas seguidas es esencial desayunar bien. Si te levantas con tiempo una opción muy saludable es comer dos rebanadas de pan integral o de semillas con aceite de oliva virgen extra con rodajas de tomate natural y queso fresco, infusión o café y una pieza de fruta. Si vas con más prisas, un bol con avena, leche o bebida vegetal, trozos de fruta y frutos secos serán otra buena alternativa.

Si la jornada supera las 6-7 horas seguidas se aconseja picas dos veces para no llegar a la comida con exceso de hambre y comer de forma compulsiva. El primer tentempié, a las 10.30 horas, debería incluir una pieza de fruta y un yogur con nueces. El segundo, a las 13.00 horas, puede contener un sandwich integral con hummus y tomate.

Cuando se come más tarde de la hora convencional vemos cómo se acorta el tiempo que queda hasta la cena y más aún hasta la merienda. Por ello, es buena idea optar por un plato único equilibrado y completo.

Debe ser ligera y contener una infusión fría con albaricoque o 2-3 cerezas o bien sólo fruta (melón, sandía, nísperos o papaya) o un batido de frutas. Una buena combinación sería a base de piña natural, melocotón o zanahoria, menta y hielo picado. Son propuestas ricas en agua, minerales, antioxidantes y vitaminas.

Puesto que madrugamos más necesitamos mantener las ocho horas de descanso nocturno y lo ideal es realizar la cena en torno a las 9 de la noche para hacer la digestión antes de acostarnos. Una ensalada de rúcula con mango, tacos de pavo y almendras o un salteado de calabacín con tofu aromatizado son buenas opciones.

1. Recordar la importancia del desayuno.

2. Reforzar el consumo de tentempiés.

3. Comida con plato único.

4. La merienda.

5. Cena sencilla .

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook