Paños de agua fresca y pies elevados, soluciones contra los golpes de calor

28.06.2017 | 08:31
Ante un golpe de calor, conviene mantener una buena hidratación.

Las personas mayores de 65 años son las más propicias a sufrir golpes de calor. En 2015, se produjeron 23 muertes por esta causa. En 2016 fueron seis los fallecimientos (todos, de hombres), según el Plan nacional de actuaciones preventivas de los efectos del exceso de temperaturas sobre la salud, impulsado por el Ministerio de Sanidad.

Los golpes de calor más peligrosos para la vida se dan, sobre todo, en personas mayores cuyas enfermedades cardiovasculares o respiratorias pueden agravar los síntomas del golpe de calor, e incluso causarles la muerte.

Síntomas y qué hacer
Las principales señales que deben alertarnos de que una persona sufre un golpe de calor son que tenga una temperatura corporal elevada, de hasta 40ºC; la piel caliente, enrojecida y seca, sin sudoración; calambres musculares en brazos, piernas o vientre, así como la boca seca; dolores de cabeza, náuseas y vómitos; somnolencia; una sed intensa; confusión, aparte de convulsiones y de una manifiesta pérdida de consciencia.

Ante tal situación, David Curto, jefe de gestión asistencial de Sanitas Mayores, recomienda en primer lugar llamar a los servicios de emergencia, ya que una subida repentina e incontrolada de la temperatura corporal puede tener terribles efectos. Mientras se espera a los servicios de emergencia hay que tratar de que baje la temperatura del afectado aplicándole paños empapados de agua fresca en la frente, la nuca, las axilas y las ingles.

Otra medida es tumbarle con los pies elevados, más altos que la cabeza, para favorecer el retorno venoso. Y hacer que beba agua con un poco de sal y azúcar, o una bebida isotónica, para su hidratación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook