Rampas en lugar de escaleras y un ascensor

31.05.2017 | 08:20

La plaza de La Maurina será más moderna y, sobre todo, más accesible. El espacio público se encuentra en una depresión del terreno que los vecinos han bautizado durante décadas como "el torrente de La Maurina". Para entrar o salir a la plaza hay que trepar por pendientes y escaleras, todo un handicap para un proyecto que tenía como objetivo suprimir barreras y hacer el espacio mucho más accesible. Se han suprimido las escaleras y se han sustituido por recorridos y rampas tan suaves como permitía el terreno. Un ascensor en el interior del equipamiento cívico permitirá también superar los desniveles. La actuación prevé también la retirada de los palos del alumbrado y el grapado de los cables a las fachadas. se aprovechará para renovar el alcantarillado, los suministros y se plantará nuevo arbolado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook