Los obreros modernistas se manifiestan por un trabajo digno

15.05.2017 | 12:10
Los obreros modernistas se manifiestan por un trabajo digno

Tras varios días de agitación en la ciudad, los obreros de la Terrassa de 1900 han salido este mediodía a la calle para reivindicar mejoras salariales y la jornada laboral de ocho horas. Decenas de mujeres y también algunos hombres se han concentrado en el patio del Vapor Aymerich, Amat i Jover para preparar los últimos detalles de la manifestación, que a partir de las doce ha recorrido la Rambla d'Ègara, la calle del Peix y el Raval de Montserrat, hasta llegar a las puertas del Ayuntamiento.

En el patio de la antigua fábrica, una de las trabajadoras ha lamentado que tras once horas de trabajo, las mujeres aún tengan que cuidar de la casa y de los niños. Además, ha criticado que por el mismo trabajo cobren menos que los hombres. Por eso, ha llamado a todas las mujeres obreras a asociarse. Un empleado del Vapor Ros ha animado a sus compañeros a luchar por un trabajo digno. "Nos necesitan para mantener sus fábricas en funcionamiento y tarde o temprano tendrán que escucharnos", ha asegurado el obrero.

A lo largo de la manifestación, encabezada por una pancarta con el lema "Salarios dignos. Ocho horas de trabajo", los obreros han pronunciado varias consignas a favor de un trabajo digno, una jornada laboral de ocho horas, la asociación de las mujeres trabajadoras, la igualdad entre hombres y mujeres, los salarios dignos, el derecho a voto de las mujeres y la abolición del trabajo infantil.

La protesta ha terminado delante del Ayuntamiento con aplausos y gritos a favor de la lucha obrera, que los manifestantes han asegurado que mantendrán hasta que logren respuestas favorables.

También en el Vapor Ros
La reivindicación llevaba días gestándose en las fábricas. Los obreros del Vapor Ros -en una acción teatral de Acció Teatre- expresaron su malestar ayer sábado en el patio de la fábrica al propietario de la empresa textil. Los trabajadores le anunciaron esa medida de presión para mejorar sus condiciones laborales en jornada y salario. El propietario dudó de que fueran a la huelga y les pidió continuar con su trabajo debido a que había recibido un encargo que no podía esperar. Los obreros, firmes en su decisión, le respondieron que "no habría más ruido de telares sino hay más sueldo".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook