Crítica de teatro

Mago Pop en estado puro

06.05.2017 | 09:26
El Mago Pop se fotografió con sus seguidores al finalizar su actuación en el Centre Cultural.

La visita del Mago Pop a Terrassa se ha convertido esta semana en todo un acontecimiento social, y en el estreno del pasado miércoles (en la primera de las cuatro funciones programadas) familias enteras y grupos de amigos se presentaron en masa en el teatro para no perderse un espectáculo que ya han visto medio millón de personas.

Narrar lo que ocurre durante los sesenta minutos de espectáculo es arriesgarse a dejar caer una serie de "spoilers" que dinamitarían el factor sorpresa para las dos funciones que restan (hoy a las seis de la tarde y a las nueve de la noche.) Aunque esta crónica no desvelará lo fundamental, sí sería aconsejable postergar su lectura en caso de tener entrada.

En primer lugar, "La Gran Ilusión" es un espectáculo de combinaciones: de la magia de cerca y las grandes ilusiones, entre la realidad y la tecnología, entre tradición y modernidad.

El hilo conductor del espectáculo no son los trucos, bastante dispares, sino un supuesto mundo virtual en el que el Mago Pop ha vivido toda su vida, un programa televisivo llamado "Magic Life" que ha mostrado supuestamente, a lo "Show de Truman", la evolución y crecimiento del mago. Esta aportación al espectáculo está secundada en las pantallas de vídeo por la presencia de Josep M. Pou, Emma Vilarasau y Berto Romero, cuyos comentarios en realidad sirven casi como cortinas entre número y número. Son como dos historias diferentes para nada conectadas por lo que, si se prescindiera de esas intervenciones grabadas, difícilmente eso afectaría al espectáculo en directo ni a su resultado final.

El Mago Pop persigue divertir, entretener y hacer reír, y sobre todo asombrar. Para ello utiliza lo que podríamos llamar como trucos "fake" con los que engaña a su público, y que no siempre son bien recibidos. Y aunque es capaz de reírse y bromear sobre sí mismo, en general se toma bastante en serio y realiza sus números con gran solemnidad.

Banda sonora
Las excepciones están cuando su propuesta incluye bailes y coreografías, a veces junto a sus tres ayudantes, Mariona, Carla y Sara. En este aspecto, destaca una magnífica banda sonora en la que integra con audacia temas de artistas como Emiliana Torrini , Coldplay, Passion Pit o Sigur Ros.

Otro de sus puntos fuertes son las barajas, y no tanto por sus trucos, sino por cómo maneja las cartas, con la docilidad de un malabarista. Ése es un rasgo de su personalidad artística que ya conocen sus televidentes, aunque en directo su destreza se muestra en toda su plenitud.

Por lo demás, todos lo sabemos: Mago Pop no hace magia, sino que crea ilusiones en directo cuyo origen despierta grandes incógnitas entre su público. Pueden imaginarlo: hay teletransporte (no diremos de qué o quienes), hay adivinación, incluso hay levitaciones... También hay interacción, mucha, con el público (también con los espectadores más pequeños), e incluso hay viajes en el tiempo.

Y todo eso en una hora y poco de espectáculo, una "gran ilusión" que, sin ser frenética, mantiene bastante bien el ritmo y deja complacido a buena parte del respetable (porque sí, Mago Pop también tiene detractores.)

Mago Pop prepara ya un nuevo espectáculo que se estrenará en Madrid el próximo mes de septiembre y que llevará por título "Nada es imposible." El él seguirá reinvindicando la magia como un arte escénico, su objetivo confeso.

MAGO POP
"La gran ilusión" con el Mago Pop. Miércoles, 03 de mayo. Centre Cultural Terrassa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook