División en torno a Alfons Sala

02.05.2017 | 08:29
Monumento en recuerdo a Alfons Sala, en la plaza del Dr. Robert.

El monumento a Alfons Sala, en la plaza del Dr. Robert, es el más polémico de los dos monolitos franquistas que hay en Terrassa (el otro es el monumento a los Caídos, trasladado al Cementerio).

El Ayuntamiento no está obligado a retirarlo puesto que ya no contiene simbología franquista, pero su presencia incomoda a muchos colectivos. La concejal de Calidad Democrática, Meritxell Lluís, explica que no se ha tomado una decisión porque hay diversidad de opiniones entre los propios historiadores. Algunos ponen el acento en su colaboración con la dictadura de Primo de Rivera (fue nombrado Conde de Egara en 1926) y con el franquismo, posteriormente. En cambio, otros destacan su perfil de industrial de la época y su condición de fundador de la Escola Industrial.

El monumento fue inaugurado en 1950, cinco años después de la muerta de Sala, en lo que hoy es la Plaça Vella. En 1990 fue trasladado a su emplazamiento actual, aunque modificado respecto al monolito original.

Aunque el censo del Memorial Democràtic no la contempla, en Terrassa hay una placa en homenaje a Alfons Sala. El Ayuntamiento está negociando con la familia su retirada. Está situada en la calle de Puig Novell, en lo que es ahora la escuela Petit Estel.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook