Ana Vela, de 115 años, la europea más anciana, trabajó en Terrassa

01.05.2017 | 10:57
Ana Vela, de 115 años, la europea más anciana, trabajó en Terrassa

Ana Vela Rubio, la anciana que, con 115 años y 181 días, es la persona más longeva de Europa y la cuarta del mundo, Recibió el viernes una rosa y un típico dragón de Gaudí como regalo de la Generalitat "por transmitir los valores que sirven de ejemplo a la ciudadanía".

La consellera de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias de la Generalitat, Dolors Bassa, fue la encargada de dar el obsequio a la anciana, que padece demencia senil y ya no puede andar, y que, con una leve sonrisa, sostuvo los regalos sobre su regazo en la silla de ruedas que necesita para desplazarse.

Unos pocos periodistas fueron testigos de un momento íntimo y emotivo celebrado en la residencia pública La Verneda de Barcelona, donde Ana Vela (Puente Genil, Córdoba, 29 de octubre de 1901) vive desde hace nueve años, cuando la salud de su única hija viva, actualmente de 89 años, empezó a flaquear.

Ana es la persona más anciana de Europa, la cuarta del mundo tras otras tres mujeres -una jamaicana y dos japonesas- y la española que ha vivido más años desde que se tienen registros.

La residencia celebraba el viernes el inicio de la Feria de Abril e invitaron a actuar a un grupo de sevillanas del barrio, que amenizó una mañana dedicada a la longeva anciana, a la que obsequiaron también con un ramo de flores, sacándola de su monótona rutina: levantarla cada día a las 10.00 de la mañana, salir en su silla de ruedas a tomar el sol al patio, comer y acostarse pronto.

Ana Vela, que no recibe apenas estímulos externos, sostenía el ramo entre las manos, mientras los 80 residentes del centro, algunos acompañados de sus nietos, aplaudían el gesto.

La única hija viva de Vela, que tiene 89 años, no pudo asistir al acto porque está ingresada con alzhéimer en otra residencia, mientras que su nieto, única persona que la visita de vez en cuando, no pudo acudir.

La anciana cordobesa llegó a Barcelona en los años 40 y trabajó como cortadora-modista en el sanatorio de Terrassa. Desde 2008 vive en la residencia geriátrica pública de La Verneda de Barcelona, donde actualmente viven también tres personas por encima de los 100 años, una con 102, otra con 103 y otra con 104, lejos de los 115 de récord de Ana Vela, que ha alcanzado una edad jamás vista en España.

A los 103 años de edad, Vela ingresó en el centro de día de la misma residencia, porque su única hija viva -de los cuatro que tenía- fue diagnosticada de alzhéimer y "empezaba a necesitar cuidados básicos", explicó a Efe la coordinadora del Área Psicosocial de la Residencia, María Rosa Martín.

"Recuerdo que Ana entraba y salía con su bastón, cogía el diario y se pasaba horas repasando la actualidad", recordó la psicóloga, que aseguró que la anciana, "que era muy coqueta", no recibe trato prioritario por ser tan anciana respecto el resto de los internos.

En el centro se llevan a cabo distintas actividades para estimular la capacidad cognitiva de los residentes, como talleres de memoria, de conversación o, la preferida de Ana Vela, la musicoterapia.

Martín recordó que a Ana Vela le encantaba cantar y animaba a sus compañeros a que lo hicieran. Además, "su carácter tan fuerte" ponía a más de uno en un aprieto si se negaba a actuar con la cordobesa, dijo. "Nunca se pone enferma, tiene mucho apetito y come de todo, aunque triturado", detalló.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook



Lo último Lo más leído Lo más votado