Las obras de la Ronda de Ponent empiezan en mayo y durarán un año

08.04.2017 | 09:14
Desde 2014 la ronda de Ponent cuenta con un único carril de circulación en sentido sur.

El restablecimiento de los dos carriles de circulación de la Ronda de Ponent ya tiene calendario. El Ayuntamiento ha adjudicado las obras de adecuación de la via a su paso por el sector de Can Boada a la UTE formada por las empresas Vilor, AIP y Route, que iniciará su implantación en la zona este mismo mes para empezar los trabajos en mayo. Si no surgen inconvenientes, la reparación de la ronda se ejecutará en un año, de tal manera que la infraestructura recuperará los dos sentidos de circulación entre mayo y junio de 2018.

El proyecto pondrá fin a las restricciones de tráfico que la Ronda de Ponent registra desde 2014, cuando la ACA alertó de la inseguridad de los taludes y el Ayuntamiento optó por proteger la zona restringiendo un carril de circulación. Desde entonces la via, por la que transitaban una media de 15 mil vehículos diarios, sólo permite circular en sentido sur.

El año pasado el Ayuntamiento de Terrassa tomó la decisión de asumir la readecuación del eje viario de manera subsidiaria y no prolongar más una situación incómoda para muchos conductores.

Ahora, el proyecto de recuperación ha salido a concurso por un importe de 2,3 millones de euros y ha registrado una baja notable en fase de licitación. La UTE que se ha adjudicado los trabajos los ejecutará por un importe final de 1.621.708,55 euros, IVA incluido.

El proyecto suma además una inversión adicional próxima a los 250 mil euros que se destinarán al desvío de los servicios. La obra, que ocupará 1'5 kilómetros de ronda, afecta a las instalaciones de hasta seis operadoras de suministros y telefonía (Endesa, Mina Pública, Telefónica, Gas Natural, ONO y Vodafone).

La recuperación de la Ronda de Ponent se ejecutará de una sola tacada. La administración municipal valoró inicialmente la posibilidad de abordarla por fases, pero finalmente la necesidad de agilizar los trabajos y el factor ahorro -la adjudicación en un solo proyecto ha permitido ahorrar más de 700 mil euros- aconsejaron afrontarlo de una sola tacada.

Mínima afectación al tráfico
A la espera de ajustar con la UTE la agenda de los trabajos , el Ayuntamiento mantiene su intención de que las obras no comporten ninguna afectación al tráfico, como mucho alguna de manera puntual. Los operarios trabajarán en el espacio restringido al tráfico, es decir, en el tramo más próximo al talud, de manera que los vehículos podrán continuar circulando por la ronda en todo momento.

El proyecto de readecuación se concentra en esa zona "de riesgo", tres metros de calzada que se apoyan sobre el tramo más inestable del talud de la Riera del Palau. En ese punto está previsto perforar el subsuelo hasta encontrar una capa de terreno sólido, en la que se implantará un anclaje en forma de columna subterránea. Sobre esa estructura se asentará la nueva calzada, que ganará unos metros de anchura, permitiendo así ampliar las aceras.

La nueva ronda volará ligeramente sobre el talud y contará con un vallado más seguro que el actual, similar al de las autopistas. Ese zócalo protegerá las paredes laterales de la riera a modo de paraguas.

El proyecto prevé consolidar los taludes del trasvase a banda y banda del caudal para evitar nuevos descalzamientos. Está previsto instalar plantas autóctonas mediante un sistema de hidrosiembra que garantice el arraigo y estabilice las paredes.

La intervención cuenta desde el pasado mes de agosto con el informe favorable de la Agencia Catalana de l'Aigua.

En paralelo a la estabilizaciíon de los taludes, la obra permitirá mejorar la iluminación y las condiciones de movilidad de la ronda. Al ganar metros sobre el talud, los carriles de circulación se desplazarán ligeramente, dejando espacio para aceras más amplias.También está previsto renovar el alumbrado público.

Las obras afectarán a un tramo de 1.5 kilómetros de ronda, entre las calles Francisco de Vitoria y Orà. Antes de la restricción circulaban por ese punto una media de 15 mil vehículos diarios que, tras la supresión de un carril, se han visto reducidos a 7 mil.

Se espera que en los próximos días la UTE adjudicataria realice el acto de replanteo de la obra previo a la llegada de los operarios y las máquinas. En paralelo, el Ayuntamiento cierra estos días la adjudicación a una ingeniería de la direcciónde obra y los controles de calidad, económico y de seguridad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas