Apolo, una vida en tres imágenes

03.04.2017 | 18:26

Hoy, el día que la ciudad dará su último adiós a Apolo Giménez en una ceremonia multitudinaria en el Cementerio, las páginas de Diari de Terrassa rinden homenaje al sindicalista, al activista político y vecinal, al hombre que mejor ha personalizado el compromiso social de toda una generación llegada a la ciudad en el tardofranquismo.

Sonia Giménez, hija de Apolo y periodista gráfica, cuenta con un fondo documental que resume la vida de un personaje ilustre de la ciudad, que en 2013 fue condecorado con la Medalla de Honor de Terrassa. Tres de esas instantáneas se reproducen en estas páginas y condensan la trayectoria de Apolo Giménez.

La primera junto a su esposa, Carmen Bellaescusa, a la que profesó amor hasta el trágico momento en que perdió la vida. Fue el miércoles, repentinamente mientras trabajaba la tierra en el huerto familiar, acompañado de su compañera.

En la segunda imagen. Apolo posa orgulloso con el barrio de La Maurina y la chimenea de la Bóvila Almirall de fondo. Presidió la AVV entre 1968 y 1999 y su labor fue clave para la consolidación del movimiento vecinal en Terrassa.

Sindicalista de CCOO y dirigente del PSUC–fue concejal en el Ayuntamiento de Terrassa en la legislatura 1979-1983– y de Iniciativa per Catalunya (ICV), su compromiso con la justicia social no decayó con los años. La prueba está en la foto que acompaña estas líneas en la que, rodeado de jóvenes, escucha ilusionado Arcadi Oliveras en el Raval de Montserrat en pleno movimiento 15M. La instantánea es la prueba de su legado político. 

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook