El parque local de bomberos se queda sin camión escalera

18.03.2017 | 09:12
Camión escalera de Bombers, en una actuación reciente en la Rambleta del Pare Alegre.

Tienen equipaciones nuevas, trajes flamantes, pero las máscaras antihumo tienen veinte años y están obsoletas y, sobre todo, carecen de un camión escalera. Bomberos de Terrassa han denunciado las deficiencias de personal y materiales de que adolece el parque de Terrassa. El camión escalera fue trasladado a Badalona el martes para sustituir por un tiempo al adscrito a aquella demarcación, que está averiado. "Sólo tenemos el de Sabadell para todo el Vallès Occidental, para 904.000 habitantes", subraya Manuel Titos, representante sindical en Terrassa. El Govern resalta que la sustitución es "transitoria".

"Rescatem persones, no bancs. Bombers en lluita", reza una pancarta colgada desde hace mucho tiempo en una de las fachadas del vetusto edificio del parque de Bombers, en la avenida de Barcelona. Otros mensajes han sido pintados en vehículos del cuerpo. Rescatar a personas en viviendas o sofocar un incendio en altura, o sanear un edificio con peligro de desprendimientos de cascotes, es empresa complicada desde hace un par de días, según la denuncia.

Un camión especializado podría tardar demasiado. La queja no es nueva porque no se trata de la primera vez que Terrassa se queda sin autoescalera porque el vehículo ha debido reemplazar a otro de otro parque que se ha estropeado.

Llueve sobre mojado, pues, en las reivindicaciones de bomberos que sienten su servicio ninguneado. Las peticiones son unas cuantas, pero estos días lo que inquieta sobremanera es la falta del camión especial, teniendo en cuenta la media diaria de cuatro intervenciones (en el Vallès Occidental) que requieren el uso de ese vehículo.

Falta de personal
Otra de las denuncias repetidas se refiere a la falta de personal. El parque de Terrassa tiene en plantilla a 37 profesionales. "Para estar en la cifra mínima requerida deberíamos ser 44", denuncia Manuel Titos, representante del CSIF.

La estructura horaria del cuerpo está dividida en cuatro turnos, por lo que cada uno de ellos dispone de menos de diez bomberos en el caso de Terrassa. "Menos" son nueve cuando hay suerte; a veces (muchas) una cifra inferior si hay alguna baja o contingencia similar.

Lo del parque, en cuanto a edificio, a instalación para un servico público esencial, de emergencias, es otro cantar. "Está en ruinas", destaca Titos. El aspecto de dejadez es manifiesto en el exterior, como pueden comprobar a diario los transeúntes que pasan por la confluencia de la avenida de Barcelona con la carretera de Castellar. Un proyecto de nuevo parque duerme en algún despacho del Govern de de la Generalitat el sueño de los justos desde hace años. "No pedimos un jacuzzi, sino un camión escalera para salvar a personas", concluye Manuel Titos.

La Direcció General de Prevenció, Extinció d'Incendis i Salvaments de la Generalitat asegura ser consciente de la falta de personal en parques como el de Terrassa, pues han transcurrido muchos años sin que se cubriesen bajas y jubilaciones. Pero ayer dijo a este diario que el plan estratègico de Bombers contempla mejorar los recursos poco a poco.

La autoescalera está en Badalona, pero esa decisión operativa de traslado es "transitoria" y se resolverá "lo antes posible". Ha pasado lo mismo otras veces en una estructura de trabajo en red como la de Bombers. El plazo para el regreso del camión a Terrassa "no se prevé largo", destaca la Generalitat.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook