Los hoteles despiden el año 2016 con casi 100 mil reservas

25.02.2017 | 09:55
Un grupo de turistas visitando el complejo monumental de la Seu d´Égara.

Ea ciudad de Terrassa afianza su atractivo turístico basado en el patrimonio, la cultura, un entorno natural y una agenda de actividades que atraen a miles de visitantes. Cada año, los hoteles le toman el pulso a la ciudad y a su atractivo cómplice con la gran Barcelona, un test que vuelve a arrojar datos positivos.

Durante 2016, los establecimientos hoteleros de Terrassa registraron casi cien mil reservas. En concreto 98.230 personas pernoctaron en la ciudad, lo que supone un incremento del 6,1% respecto a 2015, año en que se alcanzó la cifra de 92.581.

Los visitantes, además, dejan la ciudad con un buen sabor de boca y puntúan su atractivo con una nota de 8'4 sobre 10. Así lo revela una encuesta realizada por la Oficina Municipal de Turisme entre 418 personas que han pasado por la ciudad. 9 de cada diez aseguran estar dispuestos a recomendar Terrassa como destino turístico.

Cuando se les pregunta sobre qué les ha causado una mejor impresión, los visitantes mencionan especialmente aspectos como el carácter y la amabilidad de la ciudadanía, la atención prestada por la Oficina Municipal de Turisme, la seguridad, la calidad de la restauración y la oferta comercial, uno de los reclamos de Terrassa.

Ninguno de los argumentos sometidos a la valoración de los encuestados suspende. La impresión generalizada de la ciudad es muy buena y en un ranking de 0 y 10, incluso los aspectos que obtienen menos valoración superan el 6. Es el caso de el ruido (7,22), los puntos de acceso a internet (6,67) y la oferta de aparcamiento, el factor peor puntuado con un 6,31.

Mix con Barcelona
Hace años que Terrassa ha dejado de ver Barcelona como un rival turístico para hacer tándem con la capital catalana y participar activamente en su estrategia de promoción. Terrassa presenta su oferta junto a la capital catalana, a través de acuerdos con la Diputació de Barcelona y Barcelona Turisme.

Los guías de las oficinas de turismo de la Ciudad Condal han visitado Terrassa y desde hace tiempo la información sobre la ruta modernista, la oferta cultural y de actividades se expone junto a los trípticos de Barcelona.

El resultado de esa alianza estratégica es un incremento de visitantes procedentes de la capital, personas que deciden hacer una extensión a la ciudad. En la mayoría de estos casos se trata de visitas programadas o en respuesta a las actividades que oferta la Oficina de Turisme.

Visita de un día
Buena parte de la oferta turística de la ciudad invita a estancias de un solo día, pero otras como la Fira Modesnista, que cada año desplaza a decenas de miles de visitantes, el Festival de Jazz o algunas competiciones deportivas de alto nivel, comportan picos en las reservas hoteleras y estancias prolongadas.

Un ejemplo de ello es el Torneo 4 Naciones de hockey hierba masculino y femenino que se celebrará entre el 6 y el 8 de agosto en la ciudad, coincidiendo con el 25 aniversario de los Juegos Olímpicos de 1992. Durante esas fechas las reservas se han disparado y en este momento ya es difícil encontrar plaza hotelera.

La estadística de 2016 revelan que un 51'9% de las personas que eligen Terrassa como destino turístico pasan una sola jornada en la ciudad, mientras que el 48,1 restante se queda más de un día y se aloja en la red hotelera. El grupo más numeroso (23%) permanece entre 3 y 7 noches, un 17,1% duerme entre 1 y dos noches y un 7,5% se queda en la ciudad entre las 8 y las 30 noches.

Entre los turistas que se interesan por el patrimonio modernista, la Sèu d'Ègara y la red de museos, el entorno natural o las actividades culturales y gastronómicas, figuran viajeros en ruta por Barcelona, turistas autóctonos y también personas que se desplazan a la ciudad por razón de trabajo, con motivo de alguna actividad deportiva o bien de visita a familiares y amigos. Una parte de las visitas guiadas que realiza la Oficina de Turisme responden a precisamente a este perfil de turista ocasional que aprovecha su estancia en la ciudad para realizar una actividad de ocio y cultural.

Durante el año pasado la mitad de los visitantes (51%) procedían del resto de Catalunya y uno de cada cinco (19%) de otros lugares de España. Un 17% de los turistas tenían residencia en países europeos y un 13% en estados del resto del mundo.

El grueso de los visitantes se desplazaron a la ciudad en pareja o acompañados de familiares y/o amigos y la mayoría llegan en vehículo propio o en tren (Rodalies y/o FGC). Respecto al nivel de reincidencia en las visitas a la ciudad, el año pasado la mitad de las personas que se interesaron por recorrer Terrassa ya la habían visitado con anterioridad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas