El aumento de viajeros en el Vallès lleva a Ferrocarrils a un récord histórico

11.02.2017 | 10:49
Pasajeras en un vagón del Metro del Vallès. En Terrassa ya ha captado 1,2 millones de viajeros.

El ejercicio 2016 ha llevado a Ferrocarrils de la Generalitat a aparcar las estadísticas de la crisis gracias a un incremento de casi dos millones de viajeros que marcan un récord histórico. 81,4 millones de viajes contabilizó la compañía el año pasado, la mejor cifra desde 2008 y un resultado que confirma la recuperación, con creces, de los casi 6 millones de viajes que se perdieron en 2012. El balance supone un incremento de 1,84 millones de billetes vendidos en un año.

Buena parte de ese incremento de la demanda se concentra en la línea del Vallès, que aporta al conjunto de la operadora un 73 % del pasaje que desplaza a diario. Concretamente la línea Vallesana (S1, Terrassa y S2, Sabadell) cerró el pasado ejercicio con 59,67 millones de viajes, 1,76 millones más que en 2015.

La ruta vallesana ha contribuido decididamente al récord histórico alcanzado por FGC, que durante el último año ha visto como la prolongación de la S1 en Terrassa y la S2 en Sabadell iba acompañada de un despegue del transporte público.

En apenas dos años la prolongación de Terrassa ha registrado un incremento del 47% en el conjunto de las estaciones del municipio, pasando de los 2.583.644 viajeros en 2014, cuando las nuevas estaciones aún no existían, a los 3.800.671 de 2016, con las estaciones ya a pleno rendimiento en la ciudad.

En julio de 2015 entraron en servicio las tres nuevas paradas de Vallparadis-Universitat, Estació del Nord y Nacions Unides. El aumento de viajeros, que fue instantáneo, ha obligado a aumentar frecuencias en las horas punta, en las que aún hoy los vagones siguen saturados.

La llegada del tren al campus de la UPC, el intercambiador con Rodalies y el trayecto hasta Can Roca han convencido a muchos ciudadanos de las ventajas de aparcar el coche para desplazarse en transporte público. Además, los ajustes en la red municipal de autobuses, para acercar las rutas a las estaciones, han redundado en una mayor demanda del tren y del bus, que también ha cerrado 2016 con un incremento de viajeros.

En Sabadell
Durante 2016 se inauguraron dos nuevas estaciones en Sabadell, donde también han visto aumentar, aunque tímidamente, la demanda. Concretamente un 1,8%, pasando de los 2.150.503 viajeros en 2015 a los 2.189.939 desplazamientos en 2016. El proyecto de prolongación de FGC culminará este año con la entrada en servicio de tres nuevas paradas.

En el ámbito de las líneas metropolitanas, la del Llobregat-Anoia se ha mantenido estable durante los últimos años, sin apenas acusar el descenso de la recesión económica en el uso del transporte público. El año pasado la línea registró un tímido incremento de la demanda, que cerró el ejercicio con 21,80 millones de viajes.

Turismo y montaña
Ferrocarrils también ha visto como su oferta de turismo y montaña consolidaba o mejoraba resultados durante el pasado ejercicio. Concretamente los desplazamientos a las estaciones de esquí de La Molina, Vall de Núria, Vallter, Espot y Port Ainé han registrado casi un millón de desplazamientos.

Prácticamente los mismos que el cremallera y el Funicular de Montserrat, uno de los servicios más emblemáticos de la compañía. El año pasado 1.011.197 millones de visitantes utilizaron la red ferroviaria de Montserrat.

En verano, los visitantes a las estaciones siguen utilizando los trenes turísticos de FGC, que registraron el año pasado un 99 por ciento de ocupación. Un millón de personas se desplazaron entre mayo y septiembre en tren a los puntos de montaña.

La compañía afronta ahora 2017 con retos como la puesta en marcha de tres nuevas estaciones en Sabadell, la ampliación del andén de Provença, el impulso de la L8 y la renovación de su infraestructura centenaria, además de actuaciones para mejorar su capacidad y la contratación de nuevas unidades.

LA CIFRA

81,4 millones. Es el número de viajes que FGC registró durante 2016, la cifra más alta de la compañía, que logra superar la caída de demanda registrada en 2012 como consecuencia de la recesión económica y su reflejo en el transporte público.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas