Veto a las empresas que discriminen a las mujeres por el salario

12.01.2017 | 04:22
La CUP no quiere que haya trato con empresas que discriminan a las mujeres a través del salario.

El Ayuntamiento no podrá contratar a empresas que apliquen discriminación salarial por sexo, esto es que a igual trabajo paguen menos a las mujeres que a los hombres, como todavía sigue sucediendo en muchas firmas. Es una de las peticiones y logros de la CUP, que se ha plasmado en la actualización del Reglamento de Igualdad del Ayuntamiento, que vetará a las sociedades que apliquen alguna brecha salarial entre hombres y mujeres.

La formación anticapitalista ha conseguido que en los pliegos de condiciones de las licitaciones públicas se pida a las empresas que quieran trabajar con la Administración local que incorporen perspectiva de género en sus actuaciones y que dispongan de un plan de igualdad. Además, no podrán aplicar ninguna distinción salarial por motivo de sexo entre sus trabajadores.

Feminicidios y no asesinatos
Estas son algunas de las medidas recogidas en la actualización del Reglamento de Igualdad del Ayuntamiento, que se aprobará en el pleno de este mes. La CUP está satisfecha porque durante estos meses de trabajo se han incorporado todas sus demandas, entre las que también destacan las medidas de análisis y visualización de la desigualdad entre hombres y mujeres, como, por ejemplo, la realización de un estudio sobre la feminización de la pobreza, una mayor implicación en la recogida de datos segregados por sexo o la presentación anual del plan de igualdad de género en el seno del pleno municipal.

El grupo de extrema izquierda también ha conseguido cambios en cuanto a la terminología. Sara Moya, del grupo de trabajo de políticas feministas de la CUP, explica que a partir de ahora se utilizará el término "feminicidio" para referirse a los asesinatos producidos "como consecuencia del sistema capitalista patriarcal en el que nos encontramos". Además también se utilizará el concepto "trabajo doméstico" en lugar de "tareas domésticos" para así "dignificar y poner en valor el trabajo reproductivo asociado a las mujeres".

Estas incorporaciones se han ido trabajando a raíz de que el pasado mes de noviembre la CUP reclamase la necesidad de desplegar el reglamento para la igualdad de género, para lo que pidió la puesta en marcha de una comisión político-técnica que ha iniciado su andadura actualizando el documento.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook