Salud

Cómo empezar el año con energía

03.01.2017 | 04:20
La avena, cereal muy energético.

Uno de los nuevos propósitos para el 2017 que más personas se plantean es el de llevar un estilo de vida más saludable. Por ello, los nutricionistas recomiendan readaptar la alimentación y empezar por el desayuno, la primera comida del día que nos debe aportar más energía. "Hay que tomar siempre un buen desayuno, es decir que sea completo para que aporte la cantidad de calorías y nutrientes necesarios. Se calcula que debe aportar unas 300-500 calorías", comenta Gabriela Moreira, experta en nutrición y cocina de Pronokal Group.

Avena, yogur, frutas... son algunos de los alimentos que no pueden faltar en nuestro desayuno gracias a su fuente de fibra, ácidos grasos esenciales y azucares complejos que nos ayudan a coger energía para afrontar el día a día.

Los cinco indispensables para un desayuno energético son:

Avena. Cereal rico en azúcares complejos, lo que significa que aportan energía necesaria para arrancar el día y además de larga duración, además aportan fibra que ayudan a bajar el colesterol. Se puede agregar al yogur, leche o en batidos con frutas.

Yogur. Alimento rico en probióticos microorganismos beneficiosos que ayudan a prevenir enfermedades. Presentes en los yogures no pasteurizados, mejoran la digestión, aumentan las defensas.... Aportan calcio y fósforo minerales esenciales para el desarrollo de huesos y dientes.

Huevos. Nos aportan energía, y ayudan a incrementar y mantener nuestra concentración. Se recomienda consumirlos pasados por agua, poché, duro (fritos nunca).

Frutas. Aportan energía de absorción rápida, importante cuando nos levantamos después del ayuno nocturno y necesitamos energía inmediata. El plátano tiene un contenido importante en potasio, muy importante para las personas que practican deporte o realizan actividad física, este mineral evita los calambres y ciertas lesiones musculares.

Frutos secos. Son alimentos que proporcionan mucha energía contienen ácidos grasos esenciales y fibra. Muy calóricos por eso el secreto es consumirlos con moderación, un puñado al día sería la recomendación y seleccionar los que no estén fritos, ni salados. Las semillas ricas en grasas son la nuez, anacardo, almendra, avellana, cacahuete etc. y los ricos en hidratos de carbono, las castañas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook