Renuevan parte del arbolado urbano

27.12.2016 | 09:09
La intervención contempla plantar siete nuevos árboles en la calle Major.

El viernes comenzaron los trabajos para sustituir algunos árboles y plantar nuevos ejemplares en la calle del Rosselló y la carretera de Martorell, en el barrio de la Cogullada, así como en la calle Major, en el Centre. En total, el Consistorio plantará 38 nuevos ejemplares (24 de ellos reemplazarán a árboles que se retiraron por distintos motivos).

Los trabajos tienen como primer escenario la calle del Rosselló. Más de la mitad de los árboles de esta vía son "Pyrus communis". Esta especie produce un fruto que, al madurar, cae al suelo y genera molestias entre los vecinos, tanto por la suciedad como por el riesgo de que el fruto ocasione caídas. De ahí que se reemplacen los 18 ejemplares que causan estos problemas por otros que ya no los provocarán.

En la intervención, el Consistorio también aprovechará para plantar cinco árboles en alcorques donde hasta ahora solo había troncos que se cortaron en su día por enfermedad del ejemplar. Dos más se ubicarán en lugares donde, simplemente, no existía vegetación. En total, en la calle del Rosselló, se plantarán 25 nuevos árboles.

A continuación, los trabajos se desplazarán hasta la carretera de Martorell, entre la calle del Rosselló y la del Pintor Torras. Allí tratarán de enraizar seis árboles, en alcorques que estaban sin utilizar tras la última reurbanización de la zona.

Por último, la intervención se moverá hasta la calle Major, con la restitución de unas encinas muertas por siete árboles nuevos.

El Consistorio ha encargado la ejecución de todo el proyecto, que cuenta con un presupuesto de 20.645,89 euros, a la empresa Natural i Art Jardiners.

Campaña de poda
Durante las próximas semanas, el Ayuntamiento también desarrollará una campaña intensiva de poda de 2.448 árboles distribuidos por unos veinte barrios de la ciudad. De hecho, esta tarea ya empezó el 14 de diciembre pasado. El Consistorio también la ha encomendado a Natural i Art Jardiners. El presupuesto es de 103.172,01 euros.

La poda de los 2.448 árboles es estacional, es decir, tiene que ver con la que debe ejecutarse en los meses de invierno debido a la actividad biológica de dicha vegetación. En este sentido, la labor de los operarios puede obligar a que haya ciertas restricciones en el estacionamiento de vehículos.

La poda de los más de dos mil árboles también sirve para prevenir la aparición de plagas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook