Cómo evitar las alergias navideñas

13.12.2016 | 04:20
Los canapés con mariscos y pescados son elementos que pueden provocar alergias.

Celíacos y personas alérgicas a determinados alimentos deben estar alerta en las cenas de empresa y durante las fiestas navideñas porque es cuando más se experimenta en las comidas, para prevenir y evitar problemas de salud inesperados.

Las comidas o cenas de empresa, las fiestas escolares y las celebraciones en familia representan un cambio en las rutinas de los menús. Alimentos como los frutos secos y los mariscos, por un lado, y ácaros, hongos y pólenes de invierno por otro, pueden provocar reacciones alérgicas. Los especialistas nos ofrecen algunas claves para evitar que la alergia arruine la Navidad.

"Las fiestas navideñas son una época del año en la que pueden aunarse varias circunstancias que aumenten el riesgo de reacciones alérgicas por alimentos", señala Pedro Ojeda, coordinador de Comunicación de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica.

También es más frecuente tener acceso a comidas o postres típicos de esta época, donde los alimentos más alergénicos como leche, huevos, pescado, marisco y frutos secos están más presentes, ya sea como ingredientes ocultos o por contaminación de utensilios", apunta el alergólogo. Asimismo, subraya que en las celebraciones confluyen otros factores que incrementan la reactividad del sistema inmunitario, de modo que este puede reaccionar frente a dosis de un alérgeno alimentario que antes se. En este sentido, Javier Subiza, director de la Clínica Subiza, aclara que el alcohol actúa como un cofactor. "Es un elemento que, añadido a alérgenos alimentarios, puede hacer que la reacción alérgica a estos sea mayor. Puede ocurrir, incluso, que pacientes que toleraban un determinado alimento, si lo mezclan con alcohol, presenten una reacción alérgica a ese mismo alimento", explica.

Probar alimentos en la infancia
Una de las precauciones es observar si el menor tiene alguna intolerancia a un ingrediente que consume por primera vez. El doctor Ojeda indica que, si el niño no es alérgico a otros alimentos, no es necesario realizar ninguna medida especial, simplemente dárselo a probar a ver si le gusta el sabor. Pero cuando sí lo es, el especialista apunta que los mariscos "apenas presentan reactividades con otros grupos alimentarios, ni siquiera en niños alérgicos a pescados". "Con los turrones sí se debe tener mucha precaución en niños que ya tienen alergias a algún fruto seco o legumbre, puesto que pueden ocurrir fenómenos de reactividad cruzada. En estos casos, se debe asegurar con el alergólogo cuál es la recomendación más oportuna.

Los pacientes diagnosticados han de llevar siempre consigo el kit de medicación de emergencia, que debe comprender: autoinyector de adrenalina, antihistamínico y corticoide por vía oral y un inhalador broncodilatador (con cámara de inhalación para los niños).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas