DIARI DE TERRASSA

Reclamación para que no se cobre la plusvalía si no hay ganancia

19.11.2016 | 04:22
La depreciación del sector inmobiliario provoca pérdidas en numerosas compraventas.

La Cambra de la Propietat Urbana de Terrassa i Comarca ha presentado varias alegaciones a las ordenanzas fiscales para 2017, aprobadas de forma inicial en octubre, para que el Ayuntamiento no cobre la plusvalía en el caso de que la venta o transmisión de la vivienda no suponga ninguna ganancia para el propietario o los herederos.

No es la primera vez que esta organización presenta esta misma reclamación a la Administración Local. Lo hizo por primera vez en 2013 sin demasiado éxito. La Cambra sustenta su alegación en el hecho de que la crisis económica ha supuesto una reducción de los valores de mercado de las viviendas, con lo que en muchos casos, su venta no provoca ganancias sino pérdidas ya que el precio de venta llega a ser inferior al de adquisición. Por este motivo, reclama al Ayuntamiento que no gire el recibo en aquellos casos en que no exista tal incremento de valor, que es lo que teóricamente grava el impuesto sobre el valor del terreno de naturaleza urbana, más conocido como plusvalía. La entidad lamenta que el método de cálculo del tributo no tenga en cuenta la ganancia o pérdida real en la transmisión del inmueble. En los casos en los que ya se haya cobrado el impuesto "de forma indebida", la Cambra exige al Consistorio que devuelva las cuotas pagadas con intereses.

La organización también reclama el derecho a una bonificación del 95% del impuesto en las transmisiones por causa de muerte sin que sea necesario que la vivienda deba ser la residencia habitual del heredero. Considera que el requisito de domicilio habitual persigue un "afán recaudatorio".

Entre las alegaciones presentadas hay también una que denuncia que el Ayuntamiento discrimina a las parejas de hecho y a las uniones estables de pareja respecto al matrimonio ya que "les niega el derecho a la bonificación o reducción" del tributo. La Cambra considera que probablemente los miembros del pleno desconocen que existe tal discriminación en las ordenanzas fiscales, que no se da en la mayoría de ayuntamientos puesto que reconocen los mismos derechos a las parejas estables, estén o no casadas.

Además, la Cambra aprovecha para reclamar que los valores resultantes de la revisión catastral que se llevará a cabo en 2017 y se aplicará en 2018 tengan como límite el 50% del valor de mercado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook