Acción fungicida contra la procesionaria

29.10.2016 | 04:22
La procesionaria, plaga dañina para los pinos.

Las larvas de la oruga procesionaria del pino inundan en este momento los árboles de la ciudad amenazando su supervivencia y provocando molestias a personas y animales con su pelaje urticante.

Para evitar que el fenómeno repunte la próxima primavera, el servicio municipal de Gestión del Espacio Público lleva a cabo esta semana una campaña fungicida mediante un tratamiento fitosanitario en los pinos de prácticamente la totalidad de los espacios urbanos.

El objetivo es reducir la población de procesionaria que habitualmente aparece en los pinos entre los meses de enero y marzo. Fuentes municipales afirman que el tratamiento es inocuo para las personas y el medio ambiente y que no contiene ningún producto químico. El agente utilizado para combatir las orugas es un microorganismo, el bacillus thuringiensis, que acaba con las larvas antes de que ocasionen daños.

Los trabajos se desarrollan en horario de madrugada y durará toda la semana. El Ayuntamiento ha pedido a los propietarios de jardines y espacios arbolados con pinos que adopten medidas para frenar el avance de la procesionaria. El objetivo es una lucha integral por el control de la plaga.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook