Salud

La próstata, clave en la salud sexual

13.09.2016 | 04:20
Muchos hombres continúan sin acudir a las revisiones periódicas por temor al tracto rectal.
Muchos hombres continúan sin acudir a las revisiones periódicas por temor al tracto rectal.

Ni revisiones gratuitas ni eslóganes tan llamativos co-mo "Una vez por año no hace da-ño" parecen conseguir que los hombres acudan a sus revisiones con tanta convicción y puntualidad como las mujeres. Campañas sanitarias tratan de concienciar año tras año a varones mayores de 40 años de la importancia de acudir anualmente al urólogo para comprobar su estado de salud. Y el próximo jueves los especialistas volverán a llamar la atención de la población masculina para que cuiden y revisen su próstata en el Día Mundial de la Salud Prostática.

La próstata es un pequeño órgano masculino del tamaño de una nuez que se encuentra situado delante del recto y debajo de la vejiga.

Cumple una función reproductora, puesto que produce el líquido seminal que protege y alimenta los espermatozoides, a la vez que es crucial en la función urinaria, dado que la uretra, el conducto por el que se transporta la orina a través del pene, pasa por la próstata.

El famoso tacto rectal parece ser el gran motivo por el que los pacientes tratan de evitar la consulta del urólogo. En este sentido, Fernando Gómez Sancha director del Instituto de Cirugía Urológica Avanzada de Clínica Cemtro, recuerda que "el único síntoma de algunos cánceres de próstata es el endurecimiento de la próstata, de consistencia blanda similar a un moflete, y por tanto, si no se hace el tacto rectal es posible que no se detecte."

Gómez Sancha cuenta una anécdota al respecto, la idea de un colega mejicano de anunciar en su consulta una revisión sin tacto rectal. Por supuesto, fue la primera vez que se le llenó la consulta por este motivo, y, una vez, allí, el doctor consiguió convencer, sin problema alguno, a los pacientes sospechosos de padecer algún problema de próstata de realizarse el tacto rectal.

El urólogo, el mejor amigo
En salud prostática existen otras grandes líneas que acompañan a las revisiones y que comienzan por buscar un urólogo de confianza, con el que establecer una relación que debe ser, para toda la vida".

Así como la mujer no tiene problemas con sus citas periódicas de salud y suele apoyarse en su ginecólogo hasta en las pequeñas dudas, el hombre resulta algo más distante al respecto. Y, sin embargo, esta figura médica, con grandes ventajas para la salud masculina continúa resultando una gran desconocida. "Es un médico que se preocupa de cuidar al hombre en su maduración y envejecimiento y que siempre está ahí para aliviar los síntomas urológicos o sexuales asociados a hacerse mayor", describe el doctor Fernando Gómez.

A partir de esta relación se deben sentar unas bases, que comienzan por el cuidado integral: dieta sana, limitada en grasas saturadas y carnes rojas, consumo moderado de alcohol y libre de tabaco.

Por supuesto, ejercicio, cuyos efectos positivos sobre el cáncer de próstata están demostrados y, atención, práctica regular del sexo.

Se ha demostrado recientemente que eyacular con frecuencia protege contra el cáncer de próstata. Los hombres que eyaculan 21 veces al mes tienen menos riesgo de padecen cáncer urológico que los que eyaculan 4 ó 5, según los especialistas en salud prostática.

Más allá del cáncer, las revisiones nos ayudan contra la disfunción eréctil, la eyaculación precoz, la hiperplasia benigna de próstata ( el agrandamiento de la próstata que nos obliga a acudir con mayor regularidad al baño) e incluso problemas de infertilidad .

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas