Sucesos

Multiplica por siete la tasa de alcoholemia

10.09.2016 | 04:22

Lo extraño fue que consiguiera soplar en el alcoholímetro. Pero sopló, y las pruebas arrojaron resultados más que sorprendentes; alarmantes, de récord: el conductor, implicado en un accidente, multiplicó por siete la tasa máxima de alcoholemia permitida.

El accidente ocurrió a las 10.15 de la noche del jueves en la calle de Ramón y Cajal. Alguien llamó a la Policía Municipal porque uno de los involucrados en la colisión daba síntomas evidentes de ir ebrio. Los agentes que acudieron al punto del accidente lo comprobaron pronto.

La primera prueba, la orientativa, dio una tasa de 1,67 miligramos de alcohol por litro de aire espirado. Como es preceptivo, el conductor fue trasladado a la Jefatura para realizar allí los tests de precisión. El nivel del primero fue incluso superior al de la prueba de orientación: 1,78 miligramos; el segundo test arrojó un resultado de 1,63.

Las tasas no sólo rebasaban los límites administrativos y penales, sino también los de coma etílico. Por eso la policía avisó al SEM para que una ambulancia trasladase al conductor al Hospital de Terrassa. Parecía conveniente que lo explorase personal sanitario.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook