Sucesos

El infarto: señales que salvan vidas

06.09.2016 | 04:20
El 80% de los infartos se pueden prevenir con buenos hábitos y controles del ritmo cardiaco.
El 80% de los infartos se pueden prevenir con buenos hábitos y controles del ritmo cardiaco.

Un infarto de miocardio se llevó recientemente al músico Juan Gabriel, una patología que se produce cuando el corazón deja de recibir el riego sanguíneo que necesita. Actuar con celeridad salva vidas. Por ello, los cardiólogos insisten en la importancia de reconocer cuanto antes los síntomas y pedir auxilio de inmediato.

El infarto de miocardio se produce cuando una arteria se obstruye y se estrecha y el flujo sanguíneo no puede llegar hasta el músculo cardíaco. Como consecuencia, el oxígeno deja de llegar al miocardio y las células que no reciben esa sangre rica en oxígeno empiezan a morir. "Las arterias coronarias se pueden estrechar por distintas causas. Las más comunes son un coágulo de sangre y la aterosclerosis (el depósito e infiltración de grasa en las paredes de las arterias)", señalan los especialistas de la Fundación Española del Corazón.

Factores de riesgo
La aterosclerosis se va produciendo progresivamente y se ve agravada por distintos factores de riesgo como la hipertensión, el colesterol alto, el tabaco, la obesidad y el sedentarismo. De igual modo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) subraya que, tanto los ataques cardíacos como los accidentes cerebrovasculares suelen tener su causa en malos hábitos. No obstante, el 80% de los infartos de miocardio y de los accidentes vasculares cerebrales son prevenibles, según los cardiólogos.

"La dieta sana, la actividad física regular y el abandono del consumo de tabaco son fundamentales. Verificar y controlar los factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares e infartos de miocardio como la hipertensión, niveles elevados de colesterol y niveles elevados de azúcar o diabetes, también es muy importante", advierten desde la Fundación Española del Corazón.

Signos de alerta
Si, a pesar de todo, se produce un infarto de miocardio es fundamental saber identificar los signos de alerta y actuar con celeridad. "Reaccionar de inmediato a la primera señal de señales de un ataque cardíaco le puede salvar la vida y limitar el daño que sufrirá el corazón. El tratamiento actúa mejor cuando se inicia inmediatamente después de que se presenten los síntomas", destacan los expertos del Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de EE.UU.

Sin embargo, muchas personas no saben reconocer dichos síntomas. De hecho, una encuesta realizada por la Fundación Británica del Corazón (BHF por sus siglas en inglés) entre más de 500 supervivientes a ataques cardiacos, indica que ocho de cada diez no supieron reconocer que estaban sufriendo un infarto y, alrededor del 35%, creyeron que dichos síntomas se debían a una indigestión.

"Es extremadamente alarmante que la mayoría de quienes sufren un ataque cardiaco confundan sus
 síntomas con algo menos serio y, por lo tanto, reciban la ayuda médica más tarde", afirma Simon Gillespie, director ejecutivo de la BHF.

El especialista recalca que cada segundo cuenta y que, cuanto antes reconozca la persona afectada sus síntomas y llame al teléfono de emergencias, mayores serán sus probabilidades de recuperarse.

"No todas las personas que sufren un infarto tienen un dolor repentino que hace que se agarre el pecho y se desplome. Los síntomas pueden ser mucho más sutiles", aclara James Wilson, cardiólogo del Instituto del Corazón de Texas.

Llame rápido a urgencias
Además, el cardiólogo apunta que las mujeres "tienen más probabilidades que los hombres de sufrir algunos de los otros síntomas comunes, como la dificultad para respirar, las náuseas o el vómito y las molestias en la espalda o en la mandíbula", detalla el cardiólogo.

Al experimentar alguno de estos síntomas se debe pedir ayuda de inmediato, pues recibir atención médica cuanto antes es fundamental para sobrevivir al infarto. "Los medicamentos trombolíticos han elevado las tasas de supervivencia de los pacientes que sufren un ataque cardiaco cuando se administran después del ataque.

"No conduzca hasta el hospital ni deje que otra persona lo lleve en su auto. Llame a una ambulancia para que el personal médico pueda iniciar, de camino al servicio de urgencias, el tratamiento que podría salvarle la vida", aconsejan.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas