El premio a la perseverancia

31.08.2016 | 04:20

Castellers de Vilafranca, con una actuación que rozó la categoría de épica, logró casi in extremis cargar su largamente acariciado quatre de deu amb folre i manilles, después de un frustrado intento hacia el ecuador de la jornada. Fue cuando la Diada ya llevaba cuatro horas en marcha, y el desgaste era notable; sin embargo los verds no quisieron abandonar la plaça sin haber logrado el objetivo que se habían marcado para la diada de su propia ciudad. En cualquier caso, a la colla aún le queda descargar este coloso que sólo han podido completar Minyons de Terrassa, el año pasado en nuestra ciudad. Los anfitriones mostraron su categoría completando su actuación con el ampliamente citado tres de deu, con el tres de nou amb folre i agulla, y el pilar de vuit amb folre i manilles. Pero no fue ésta la única actuación que compite por llevarse el trofeo a la mejor de la jornada; la Colla Vella dels Xiquets de Valls puso también toda la carne en el asador, protagonizando la que comienza a citarse como su mejor actuación de la historia. Los de Valls descargaron el tres de deu, el quatre de nou sense folre, y el quatre de nou amb folre i agulla, para terminar cargando en la ronda de pilars el pilar de vuit amb folre i manilles. Por su parte, sus conciudadanos de la Colla Joves Xiquets de Valls tuvieron a bien firmar su tercera mejor actuación de la historia, brindando a los presentes el cinc de nou amb folre, el dos de nou amb folre i manilles y el quatre de nou net. En total, Sant Fèlix fue testigo de la construcción de catorce castells de gama extra, un hito insólito e histórico que no sabemos si volverá a repetirse, o si se convertirá en algo habitual.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook