Salud

Los médicos alertan de que en verano la hipertensión no se va de vacaciones

26.07.2016 | 04:20
El calor baja la presión arterial.
El calor baja la presión arterial.

Los cambios de hábitos que se producen durante las vacaciones de verano provocan que muchas personas con hipertensión cometan excesos en su alimentación y olviden seguir sus tratamientos. Ello significa que la tasa de incumplimiento terapéutico de este tipo de pacientes aumente un 20% con respecto al resto del año.

Así lo ha alertado la Sociedad Española de Hipertensión-Liga Española para la Lucha contra la Hipertensión Arterial en un comunicado en el que advierte de que "la hipertensión no se va de vacaciones". Incide en la importancia de seguir tomando la medicación, cuidando la dieta y practicando ejercicio físico.

Según el presidente de esta asociación, Julián Segura, muchos pacientes tienden a asociar erróneamente el estrés a la hipertensión y esto, junto al hecho de que el calor suele producir un descenso de las cifras tensionales, provoca que los pacientes hipertensos "adopten decisiones equivocadas sobre su medicación". Así, Segura recomienda a las personas que sufren esta patología viajar con su tensiómetro para medirse los niveles de hipertensión al menos una vez a la semana durante sus vacaciones ya que su uso "mejora el cumplimiento terapéutico ya que implica al paciente de forma más activa en la evaluación y control de su enfermedad".

Además, pide que no se descuide la dieta y que se incluya en los menús de verano frutas, verduras y hortalizas, así como cereales, lácteos desnatados, carnes blancas, pescado azul o blanco y aceite de oliva.

No renunciar al ejercicio
También destaca la importancia de mantener unos niveles mínimos de actividad física durante el verano. "El calor no puede ser una excusa para dejar de hacer ejercicio, sólo hay que reajustar los horarios y protegerse del sol, por ejemplo, dando todos los días un paseo a primera hora de la mañana", explica.

Otro de los aspectos que no se puede descuidar, como recuerdan los expertos, es la hidratación, ya que si no se beben las cantidades suficientes de líquido, se incrementan las posibilidades de sufrir una vasodilatación de las arterias.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook