Los estrenos de cine en Terrassa

Escalofríos para combatir la canícula

15.07.2016 | 04:21
Escalofríos para combatir la canícula

"Ice Age: el gran cataclismo", de Galen T. Chu y Mike Thurmeier, es una nueva entrega de la popular serie infantil de dibujos animados (debe de ser la quinta, por lo menos) ambientada en tiempos prehistóricos. En esta ocasión y por culpa, como siempre, de la ardilla Scrat y sus bellotas, los animales protagonistas se enfrentan a la amenaza de un meteorito que está a punto de impactar contra la Tierra, lo que dará pie a incluir homenajes paródicos a cintas como "Armageddon" pero también a "El planeta de los simios", "La novia de Frankenstein", "Prometheus", "Gravity", "Alien" o la serie "Doctor Who". Los "fans" de Scrat y Manny están de enhorabuena, los de Diego y Sid no tanto, porque estos dos últimos personajes han perdido protagonismo. Por lo demás, la fórmula es la misma de los capítulos anteriores, si bien el humor resulta cada vez más y más surrealista. Un ritmo dinámico, numerosos gags visuales y verbales, una ambientación colorista, una animación de calidad y un mensaje sobre el valor de la amistad son los rasgos más positivos del film. Lo menos interesante es el guion, que sólo aporta novedades superficiales, que daba para un cortometraje pero no para un largo y, encima, donde está todo tan sobreexplicado que parece que vaya dirigido a retrasados. Los guionistas parece que ignoran lo listos que pueden ser los niños. Dicen que ésta podría ser la última entrega de la serie porque las ideas ya están agotadas aunque al final todo dependerá, como siempre, de los resultados en taquilla. Dibujos animados. (Cinesa, en castellano 3D y catalán 2D).

"Infierno azul", de Jaume Collet-Serra, es un entretenido film de terror playero protagonizado por una chica que va a México a hacer surf en una playa paradisíaca... en la que hay un tiburón. Es realmente loable (y no lo decimos con ironía) el partido que saca Collet-Serra de una película sin argumento y casi sin personajes. Está tan bien rodada –los efectos especiales y la fotografía merecen también un aplauso– que no te aburres en ningún momento y eso que es un film de situación única con un solo escenario y no más personajes que una muchacha muy apañada, el tiburón, una gaviota monísima y una ballena muerta (bueno, salen dos o tres más pero son visto y no visto). La película es lo que es, un producto "palomitero" de verano, pero dentro de su subgenero es de lo mejorcito. Collet-Serra confirma su talento para el cine de entretenimiento ultracomercial pero digno y Blake Lively demuestra que es lo bastante buena actriz para sostener el peso de un film ella sola (aunque en las escenas de surf la doblaron, tampoco podía saber hacerlo todo).
Además del director, hay por lo menos otros dos catalanes en la producción, Óscar Jaenada, que sale un momentito interpretando a un mexicano, y Albert Pla, que canta (es un decir) un tema de Lou Reed en la banda sonora.
No obstante, no se ha rodado en el litoral catalán ni tampoco en México, donde se supone que transcurre la acción, sino en Australia, unos pocos planos en una isla que es Patrimonio de la Humanidad y el resto en un estudio, en una especie de piscina del tamaño de un campo de fútbol especialmente preparada para rodar este tipo de cintas acuáticas. La anécdota trágica de la película es que hace unos días hubo un apuñalamiento en un cine americano en el que se estaba proyectando. La divertida, que Blake Lively bautizó a la gaviota que es su compañera de rodaje con el nombre de Sully Steven Seagall y así figura el animal en los títulos de crédito, como si fuera un actor más.
Intérpretes: Blake Lively, Óscar Jaenada. (Cinesa).

"Phantom Boy", de Jean-Loup Felicioli y Alain Gagnol, es un aclamado film de aventuras fantásticas que cuenta la historia de un chico enfermo de cáncer que quiere ser policía. Cuando descubre que tiene unos sorprendentes superpoderes –puede salir de su cuerpo, como en un viaje astral–, los utiliza para luchar contra un gangster que tiene a su ciudad aterrorizada. Con una estética de cómic –es de dibujos animados– pero también de pintores como Matisse, buenos diálogos, una marcada influencia del cine policíaco en su trama, una gran delicadeza en la forma de abordar el tema de la enfermedad del protagonista, un ritmo adecuado y una notable banda sonora, se aleja del típico cine de animación infantil al que nos ha acostumbrado Hollywood y delata su procedencia europea. No está aconsejada para niños demasiado pequeños por la complejidad del guion. La proyección estará adaptada para espectadores con problemas visuales y auditivos. Dibujos animados. (Catalunya, sábado tarde, doblada al catalán y subtitulada para sordos).

"Premonición" supone el debut en Hollywood del director brasileño Afonso Poyart. Es la historia de un vidente que ayuda al FBI a perseguir a un asesino en serie... que resulta que también es vidente. Se trata de un film muy efectista, tramposo e increíble de principio a fin pero, curiosamente, no aburrido. Lo bueno que tiene es que está protagonizado por Anthony Hopkins, que es quien consigue mantenernos despiertos. Tampoco hay que menospreciar el buen trabajo del coprotagonista Jeffrey Dean Morgan. En cambio, Colin Farrell debería regresar a Irlanda porque a lo largo de su carrera ha dejado patente que sólo actúa bien en las cintas que rueda en su país natal (de todos modos, aquí sale poco). La película contiene también una reflexión (es un decir) sobre la eutanasia, muy ambigua porque, al parecer, no querían ofender a nadie pero, como suele suceder en estos casos, lo que consiguen es molestar por igual a los que están a favor y a los que están en contra. La curiosidad del film es que el guion se escribió inicialmente como secuela de "Seven" pero fue reescrito después de que David Fincher lo rechazara. Después pasó por las manos de Bruce Willis, que también se apeó del proyecto. La anécdota es que Anthony Hopkins, además de protagonista, es el productor. Esperemos que tenga la vida solucionada porque si espera comer de lo que recaude esto en taquilla puede que acabe adelgazando mucho más de lo aconsejable.
Intérpretes: Anthony Hopkins, Jeffrey Dean Morgan, Abbie Cornish, Colin Farrell. (Cinesa).

"Election: la noche de las bestias", de James DeMonaco, es una película de terror de la saga de "La purga" cuya acción transcurre dos años después de "Anarchy: la noche de las bestias". Para los que no vieron las anteriores, va de una sociedad futurista en la que, un día al año, están permitidos todos los delitos y brutalidades para que la gente desahogue sus frustraciones. En este tercer (y puede que último) capítulo, una senadora candidata a la presidencia del país pretende acabar con "la purga" –que es como llaman a ese día– y el protagonista, que es su guardaespaldas, tendrá que protegerla. La distribuidora no ha hecho pase de prensa pero, a juzgar por las críticas publicadas en los países donde se ha estrenado antes que aquí, el film ofrece más de lo mismo , si bien con unas ciertas dosis de crítica política y unos toques de humor satírico. Lo mejor valorado ha sido el ritmo, la creación de una atmósfera tensa, la fotografía y las escenas de acción. Lo peor, el guion que, por lo visto, es bastante flojo porque apunta ideas que luego no aprovecha y entra en contradicciones involuntarias.
Intérpretes: Frank Grillo, Elizabeth Mitchell, Mykelti Williamson, Edwin Hodge. (Cinesa).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook