Detenido por negarse a soplar y por agredir a un policía municipal

14.07.2016 | 04:21

Rechazó someterse a la prueba de alcoholemia y acabó propinando un manotazo a un agente. Y fue detenido por un motivo y por el otro. Pasó ayer de madrugada en la calle de Miquel Vives.

Eran las cuatro de la madrugada cuando una dotación de la Policía Municipal paró el vehículo conducido por el individuo que a la postre fue arrestado. La unidad reclamó a la central de comunicaciones de la Jefatura local un aparato alcoholímetro para que el hombre realizase los tests, dada la sintomatología de intoxicación etílica apreciada por los agentes.

Pero no hubo resultados porque no hubo pruebas de alcoholemia, pues el identificado se negó a soplar, según fuentes policiales. Y mostró una sensible alteración. Tanta, que, después de la negativa a hacer el test, asestó un manotazo a uno de los guardias.

La policía redujo y detuvo al conductor, que terminó imputado por no hacer la prueba (negativa que es constitutiva de delito), por manejar el vehículo bajo los efectos del alcohol y por un delito de atentado a agente de la autoridad.

El policía resultó herido y recibió asistencia en el hospital universitario Mútua Terrassa, centro sanitario al que fue trasladado también el detenido porque, según las mismas fuentes, se golpeó en la cabeza cuando se encontraba en el interior del coche patrulla.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook