Salud

Las alteraciones del sueño afectan a un 30% de los menores de 5 años

12.07.2016 | 04:20
Las pesadillas y los terrores nocturnos son habituales en los niños.
Las pesadillas y los terrores nocturnos son habituales en los niños.

Las necesidades de sueño a lo largo de los años varían. De esta manera un recién nacido dormirá unas 16 o 20 horas cada día divididas en 5 o 6 períodos de sueño y vigilia. Al llegar a los 3 meses lo habitual es que comience a dormir menos, unas 14 o 15 horas y cada vez menos según avancen los meses. Entre los 5 y 10 años sus ritmos de sueño empiezan a asemejarse más a los de un adulto. En la adolescencia las necesidades se reducen hasta las 7 u 8 horas diarias.

Problemas como las pesadillas o los terrores nocturnos son comunes en la etapa infantil hasta la llegada de la adolescencia, aunque es destacable que el trastorno más habitual es el sonambulismo, con una prevalencia del 15% en niños de edades comprendidas entre los 3 y los 15 años. "Es importante vigilar, en la medida de lo posible, el descanso de los niños para detectar patrones anómalos como el ronquido, que en muchos casos puede ser síntoma de problemas como el Síndrome de Apnea Obstructiva, una patología muy común en mayores de 2 años" comenta la doctora Ana Pérez, miembro del Servicio de Pediatría del Hospital Universitario Sanitas La Moraleja y coordinadora del grupo de Trastornos del sueño de la Sociedad Española de Neurología Pediátrica (SENEP).

Los trastornos del sueño afectan a un 30% de los menores de 5 años, según los expertos. Estas alteraciones podrían provocar falta de concentración, irritabilidad, desánimo y decaimiento en los niños, entre otros efectos negativos.

Cada niño tiene sus particularidades y su forma de dormir. Por ello es importante que los padres observen su comportamiento.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook