Tribunales

Acusado de violar y secuestrar a su pareja

12.07.2016 | 04:20

La violó varias veces. "Venga guarra, ahora sí que te estoy maltratando", le espetó. Puñetazos en la cara, en la cabeza. "Si me denuncias os mataré, a ti y a tu madre", le dijo. De todo ello acusa el fiscal a un hombre; de maltratar a su compañera, de violarla, de secuestrarla. Pide que sea condenado a veintiocho años de prisión.

La Audiencia Provincial señaló para hoy el juicio sobre unos hechos que se iniciaron, según el fiscal, el 7 de julio del 2015, a eso de las ocho de la tarde, cuando el procesado acudió al domicilio de la víctima y discutió con ella en presencia de la hija de la mujer. Dice el Ministerio Público que el acusado propinó a su pareja "varios puñetazos en la cabeza y una patada a la altura del estómago". La víctima padeció policontusiones.

El 1 de agosto, a la una de la madrugada, se dio un segundo episocio de violencia, cuando procesado y víctima se encontraron en una discoteca . Según la Fiscalóa, él "la agarró fuertemente del pelo y la llevó hasta el lavabo de hombres", y la llamó "chivata" y le asestó puñetazos en la cara y la cabeza. Un empleado del local pidió a la pareja que se marchara, al verlos a ambos en los servicios masculinos.

El encausado obligó a la mujer a ir a casa de ella, tirándole del pelo, agrediéndola. Se fueron a pie. "Puta, zorra asquerosa, que no vales para nada", le dijo.

Insultos, golpes en la cabeza
Entraron en la vivienda. El acusado dijo a su pareja que se desnudase. Ella empezó a quitarse la ropa pero él acabó de desvestirla a las bravas y la tiró sobre una cama. "Esto sí que va a ser maltrato", expresó. Siempre según el fiscal, la obligó a hacerle una felación mientras la llamaba "guarra" y le decía "ahora sí que te estoy maltratando", y le propinaba golpes en la cabeza. Luego la penetró.

El escrito de acusación relata que el procesado obligó a su pareja a permanecer en el domicilio hasta las dos de la tarde del 1 de agosto. Y que la violó dos veces más. Cuando la dejó salir le tiró un billete de diez euros para que cogiera un taxi que la llevase a casa de su madre. La víctima padeció contusiones en el cráneo, la cara, el abdomen, una muñeca y una mano.

El Ministerio Público considera al acusado, de origen marroquí, autor de dos delitos de malos tratos, uno de amenazas y uno de detención ilegal en concurso con un elito continuado de agresión sexual. Reclama un año de prisión por cada uno de los tres primeros y veinticinco por el cuarto delito.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook