Salud

¿Vas a viajar? Cuidado con las picaduras

05.07.2016 | 04:20
Los repelentes de insectos sobre la piel deben renovarse cada ocho horas.
Los repelentes de insectos sobre la piel deben renovarse cada ocho horas.

Los insectos, especialmente los mosquitos pero también las garrapatas, los chinches y las moscas, son una fuente importante de transmisión de enfermedades. Se calcula que estos invertebrados transmiten patologías a más de 700 millones de personas cada año, muchas de ellas graves (malaria, fiebre amarilla, dengue, Chagas o la enfermedad del sueño) Aunque, en general, las picaduras de insecto no suelen ocasionar grandes problemas y el 90 por ciento se puede tratar en el ámbito familiar, si que es importante tomar precauciones si vamos a viajar a otros países.

Este verano el foco estará puesto en el Zika, un virus que se transmite a través de mosquitos del género Aedes y cuya infección cursa con sintomatología leve y pasa desapercibida en la mayoría de los pacientes. Sin embargo, se ha observado un incremento de casos de microcefalia y trastornos neurológicos en neonatos relacionados con la presencia de este virus en embarazadas.

¿Cómo se combate el Zika? Las autoridades sanitarias como la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda el uso de repelentes activos como el IR3535 o el DEET (dietiloluamida, repelente patrón y el más utilizado) en concentraciones a partir del 20% y hasta el 50%, que resultan inocuas para las mujeres embarazadas.

¿Qué repelente usar?
La primavera y el verano son las estaciones de mayor prevalencia de insectos y picaduras por lo que hay que adoptar medidas preventivas. La Sociedad Española de Farmacia Familiar recomienda utilizar repelentes de insectos para protegerse. Conviene aclarar que no existe un repelente universal de insectos. Hay productos indicados para niños y otros para adultos y un mismo repelente puede ser más o menos eficaz en función de la ubicación geográfica.

En caso de duda, hay que acudir al farmacéutico para que recomiende el repelente adecuado. Conviene extremar las preocupaciones en niños menores de 2 años, cuya piel es más delicada y distinta su permeabilidad. Solo deben aplicarse productos indicados para esa edad y nunca en las manos del niño. Existen en forma de spray aptos desde los 12 meses y parches adecuados para todas las edades.

Los repelentes de insectos se han de utilizar únicamente como medida de prevención y no cuando se ha producido la picadura. Si se utilizan sobre la piel, han de aplicarse cada 8 horas y extenderse bien. No se han de aplicar sobre mucosas o heridas, al ser irritantes. Después de su uso, hay que lavarse bien las manos, al ser tóxicos por ingestión.

Cómo actuar ante una picadura
Una vez producida la picadura, se ha de evitar rascarse la piel. Se debe tratar la picadura con una solución cutánea con amoniaco (o a base de ingredientes naturales), con una crema antiinflamatoria con corticoides o, en su defecto, con un cubito de hielo. Las personas alérgicas a picaduras de insectos deberán llevar siempre consigo una jeringa de adrenalina.

Si la persona que ha sufrido una picadura presenta dificultades para respirar, sensación de debilidad o coloración azulada, hay que quitar toda la ropa que le pueda apretar para facilitar su respiración y llevarle a un centro de urgencias.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas