El Govern pide a Fomento que el Vallès decida sobre la B-40

29.06.2016 | 04:20
El Govern reivindica el papel del territorio al decidir sobre el IV Cinturó.
El Govern reivindica el papel del territorio al decidir sobre el IV Cinturó.

La conselleria de Territori i Sostenibilitat, capitaneada por el terrassense Josep Rull, ha reivindicado el papel del territorio al definir el futuro del tramo del IV Cinturó que, de materializarse, debería unir Terrassa y Granollers. En una nota remitida ayer, el Departament aboga por que sea desde Catalunya, desde donde se definan las actuaciones a llevar a cabo en la eventual extensión de la B-40 hacia el norte. Y más en concreto, que sea el Govern y los ayuntamientos afectados por la infraestructura, tanto del Vallès Occidental como del Oriental, los que acaben decidiendo.

La posición de la conselleria llega después de que el ministerio de Fomento licitara, el viernes pasado, la redacción del estudio informativo para el tramo del IV Cinturó entre Terrassa y Granollers.

Dicha licitación pone de manifiesto la idea ministerial de prolongar la B-40 hacia Granollers. Sin embargo, el equipo de gobierno de Sabadell ya se ha mostrado contrario a que la ronda del Vallès llegue hasta su municipio desde la rotonda de Can Roca, en Terrassa, donde ahora finaliza. Mientras que desde el ejecutivo local de Granollers no existe una posición férrea en defensa de que el IV Cinturó alcance su ciudad. Por el contrario, el alcalde Terrassa, Jordi Ballart, manifestaba en una reciente entrevista a este diario su postura favorable a que, cuando menos, la B-40 enlace con la Ronda Oest de Sabadell y con la carretera que va a Castellar.

Estudio de movilidad
Ante la licitación de Fomento, Territori reivindica la necesidad de que cualquier posible trazado de la ronda del Vallès tenga antes en cuenta el estudio que Generalitat, administraciones locales y comarcales deben elaborar. En este sentido, el Govern advierte de que, previa fijación de un trazado entre Terrassa y Granollers, conviene saber primero cuál es la mejor estrategia para resolver la movilidad entre ambas ciudades. Este estudio, según explica la conselleria, recogerá qué papel deben jugar en este sentido las distintas vías de comunicación, tanto viarias como ferroviarias, que existen en el Vallès.

Por su parte, Territori también reclamó ayer a Fomento que las obras del tramo entre Abrera y Terrassa acaben en 2017. Y no en 2019, tal y como ahora prevé el ministerio. Este tramo se encuentra en ejecución desde hace años.

LA CIFRA
252 millones. Es el impacto macroeconómico que tendría la puesta en marcha del tramo de la B-40 entre Abrera y Terrassa, según el Govern.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook