Más de 1.700 niños y jóvenes en los casales de verano

29.06.2016 | 04:20
Usuarios de los casals de verano, ayer, en el patio de la Escola Bisbat d´Ègara participando de las actividades.
Usuarios de los casals de verano, ayer, en el patio de la Escola Bisbat d´Ègara participando de las actividades.

Finalizado el curso académico ha llegado el programa de casales, colonias y campamentos de verano. El Ayuntamiento, como es habitual, es una de las instituciones que promueve esta oferta con la colaboración de las entidades que gestionan la educación en el tiempo libre como los centros de esplai. En esta edición habrá 22 casales de verano, distribuidos por diferentes barrios de la ciudad, que acogerán a más de 1.700 niños y jóvenes con edades que oscilan desde los 3 hasta los 17 años. La duración de estos casales, que arrancaron el lunes, será de tres a cinco semanas en función de lo que haya decidido cada entidad gestora.

El Ayuntamiento tiene un papel muy activo en esta actividad socioeducativa. Coordina la oferta, hace difusión y facilita los recursos necesarios a las entidades. Además participa económicamente en la organización otorgando becas a familias sin recursos con el objetivo de dar la máxima cobertura posible a las peticiones de niños y jóvenes. En esta edición se han becado 663 niños (casi un cuarenta por ciento del total de usuarios), una cifra que representa 153 más que el año pasado. El incremento de ayudas ha comportado una ampliación de la partida presupuestaria de 30 mil euros en relación al ejercicio anterior. Esta dotación suplementaria ha comportado dar respuesta a todos los niños que habían pedido a beca y que cumplían los requisitos establecidos por los servicios sociales municipales. La cuantía de la beca depende del nivel de ingresos de la familia y va desde el 25 hasta el cien por cien del coste del casal.

Una prioridad
El concejal de Juventud y Ocio Infantil, Noel Duque, ha recordado que "la infancia es una prioridad absoluta para el gobierno municipal". En este sentido consideró que "hay que ir más allá de la cobertura de las necesidades más elementales como un techo o un plato en la mesa y hacer posible que todos los niños puedan ver experiencias enriquecedoras y formarse como personas. Y esto es, justamente, lo que ofrecen los casals de verano. De ahí -añadió- hemos hecho este esfuerzo presupuestario para que ningún niño quede excluido".

Los casales de verano forman parte de la actividad que realizan todo el curso las diferentes entidades dedicadas al ocio infantil y juvenil en el tiempo libre. Desde el Ayuntamiento indican que la administración municipal y los gestores infantiles velan para que las propuestas tengan la máxima calidad educativa y lúdica. Los casales también fomentan la inclusión y atienden las necesidades más específicas de los usuarios solicitantes. Este año habrá dos casales destinados a niños y jóvenes con diversidad funcional.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook