Salud

En verano, preocúpate de hidratarte

28.06.2016 | 04:20
Es bueno mantenerse bien hidratados, sobre todo si se practica ejercicio al aire libre.
Es bueno mantenerse bien hidratados, sobre todo si se practica ejercicio al aire libre.

Las personas sufrimos continuas pérdidas de líquidos a través de la piel, la orina y por la sudoración, que aumenta con la llegada de las altas temperaturas veraniegas. En los meses de más calor es más importante que nunca beber agua con frecuencia, aunque no se tenga sensación de sed, para mantener una correcta hidratación.

Algunos colectivos son especialmente vulnerables a las consecuencias de las altas temperaturas como los niños, ancianos, embarazadas o trabajadores al aire libre.

También son deben beber más líquidos las personas que realizan actividades y esfuerzos físicos notables. Estos grupos de riesgo deben aumentar las cantidades de ingesta de agua y vigilar las pérdidas excesivas a través del sudor y para eso es importante tener siempre disponible una botella de agua.

Concienciar sobre la hidratación infantil y de los grupos de riesgo es una de las prioridades de diferentes marcas de agua como por ejemplo Aguas Font Vella y Lanjarón, que lanzan una campaña con la ilustradora Srta. M.

Sin llegar a casos extremos en verano necesitamos hidratarnos con más frecuencia, según recuerda también la doctora experta en nutrición Ana Bellón. La proporción aconsejable por la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria es de entre dos y tres litros al día. La doctora aclara algunas dudas relacionadas con beber más o menos agua.

Por un lado, la experta asegura que el agua no engorda. Es una bebida que cumple sus funciones orgánicas; participa en los procesos fisiológicos de la digestión, absorción y eliminación de desechos.

Es bueno tomar agua al levantarnos, puesto que contribuye a aliviar el estreñimiento. Pero no se recomienda beber mucho antes de dormir, para evitar tener que levantarnos varias veces al baño, sobre todo las personas mayores.

No existe una ingestión máxima tolerable. Pero cuidado con pasar de los cuatro o cinco litros. Podemos perjudicar la función renal.

El líquido también se obtiene a través de los alimentos, en especial de las frutas y verduras. La sandía y la pera son frutas con mucha agua y el apio es una de las verduras más hidratantes. Hay que tener en cuenta que el agua presente en el cuerpo supone entre el 55% y el 60% del peso corporal.

La sed puede aparecer con sólo una pérdida del 2% de peso líquido corporal. Cesa muy rápido, casi inmediatamente, al beber.

Ana Bellón recomienda evitar el abuso de refrescos azucarados, por su aporte calórico y su contribución a la obesidad, sobre todo infantil. Las bebidas isotónicas también deben tomarse con precaución, por el mismo motivo y también por ser estimulantes. Otro consejo: lleva siempre agua en el coche y deposita una botella en la mesita de noche para saciar la sed.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas