La marea lila conserva su hegemonía en 28 barrios

28.06.2016 | 04:20
La marea lila conserva su hegemonía en 28 barrios
La marea lila conserva su hegemonía en 28 barrios

La segunda vuelta de las generales ha confirmado el sorpasso en Terrassa, donde En Comú Podem ha revalidado su liderazgo en 28 de los 34 barrios de la ciudad. La formación ha perdido apoyos en toda la geografía urbana, pero conserva la posición como partido más votado. La víctima vuelve a ser el PSC, que ha logrado mantener la hegemonía sólo en Can Palet II y se mantiene como segunda fuerza más votada en 23 sectores. Los socialistas han logrado contener el retroceso de anteriores convocatorias en los barrios más populares, en la mayoría de los cuales han repetido resultados.

De hecho, muchos egarenses acudieron el domingo a las urnas con la misma papeleta que el pasado 20D. Un repaso al comportamiento electoral barrio por barrio revela que las preferencias apenas se ha movido en el bloque de la izquierda, mientras que en el centro-derecha ha primado el voto útil al PP, que gana apoyos en todo el territorio urbano, mientras Ciudadanos registra un retroceso espectacular en el global de la ciudad. Un descalabro que supera con mucho el avance popular.

Los "comuns" pierden apoyos
La victoria de En Comú Podem es incontestable en Terrassa, donde el partido ha logrado seducir de nuevo en las generales a prácticamente todos los barrios y es segundo en Sant Pere. La confluencia, sin embargo, se dejó el domingo más de 3 mil votos en algunos de los feudos tradicionales de la izquierda.

El retroceso más importante fue en Les Arenes (-335 votos), Sant Pere Nord (-319), Poble Nou (-212) y Sant Pere (-202). El partido también perdió por encima de los cien sufragios en Ca N'Aurell, Can Parellada, el Centre, y Pere Parres. Un degoteo generalizado en toda la ciudad, donde igualó resultados a los del 20D sólo en un puñado de barrios.

Esos votos se quedaron en casa o fueron a parar a ERC, que el domingo registró su mejor resultado en unas generales en la ciudad y se alzó con el liderazgo en barrios como Ca N'Aurell, Sant Pere, Antic Poble y Vallparadís.

No parece que el PSC haya recuperado en estas elecciones los votos que perdió el 20D en favor de la formación liderada por Xavier Domènech.

El domingo los socialistas aguantaron el tirón de ECP y prácticamente igualaron resultados en todo el territorio. La foto fija del PSC en los barrios apenas varía respecto a las generales del pasado diciembre. Con dos únicas excepciones: los de Meritxell Batet perdieron 151 votos en La Maurina y 120 en Les Arenes, dos barrios donde la izquierda dio un paso atrás mientras el PP ganaba posiciones.

Y es que el domingo la victoria electoral del PP se fraguó de manera global en Terrassa. Los popula-

res, que en anteriores convocatorias habían exhibido músculo en los polígonos y en los barrios con mayor porcentaje de inmigración, lograron darle la vuelta a la situación y arañar votos en toda la ciudad.

El PP de Rajoy ganó electores el domingo en todos los barrios salvo Vilardell, donde perdió cinco anecdóticas papeletas respecto al 20D. La candidatura de Jorge Fernández Díaz ganó más de 300 votos nuevos en el Centre, en La Maurina y en Les Arenes, tres de los barrios donde Ciutadans sufrió su mayor descalabro. Los populares también cosecharon nuevos apoyos en Sant Pere y en Sant Pere Nord.

C,s, descalabro general
Como en Catalunya y en España, en Terrassa el inesperado avance electoral del PP se fraguó sólo en parte gracias al retroceso de las candidaturas de Ciutadans. La formación naranja vivió su particular drama en barrios como Les Arenes, donde perdió la friolera de 402 votos, Sant Pere Nord, donde se dejó 289, o Poble Nou, donde le abandonaron 290 electores. Ciutadans extravió el domingo casi 4 mil votos en Terrassa y lo hizo de forma uniforme por todo el territorio.

En algunos sectores la estadística sugiere un trasvase de votos al PP. Ocurre en el Centre, donde Ciutadans pierde 171 y los populares ganan 150; en La Maurina, donde los populares suman 100 de los 169 votos que resta Albert Ribera, o en Sant Pere. En ese barrio el PP sumó el domingo 69 apoyos mientras que C,s perdió 40.

Salvo en esos casos, el domingo PP y C,s no fueron vasos comunicantes. En la mayoría de los sectores, la sangría de votos del partido naranja duplica o incluso triplica el avance del Partit Popular. Ocurre en Sant Pere Nord, Roc Blanc, Poble Nou- Zona Esportiva o Pere Parres, donde las urnas le dieron la espalda a Ciutadans.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook