Sucesos

La caída de parte de una estatua obliga al cierre momentáneo del Teatre Principal

21.06.2016 | 11:44
Cascotes desprendidos de la fachada del Teatre Principal, en la plaza de Maragall, que ha sido acordonado.
Cascotes desprendidos de la fachada del Teatre Principal, en la plaza de Maragall, que ha sido acordonado.

Suerte que nadie pasaba por allí en aquel momento, justo cuando cayó al suelo la cabeza de una de las dos esculturas que ornamentan la fachada del Teatre Principal, en la plaza de Maragall, en el Centre. Fue el sábado por la tarde. El tramo de acera del teatro ha sido acordonado y las actuaciones previstas en el Principal, suspendidas.
A las 5.20 de la tarde la Policía Municipal supo del desprendimiento a través del 112. Los bomberos informaron a la policía de que enviaban a una dotación. Esta unidad revisó la estatua decapitada y la otra, su compañera, y concluyó que no existía peligro inminente de más desplomes.

Un técnico ya había detectado una grieta días antes y, según el Ayuntamiento, recomendó que un especialista en el material de que están elaboradas las dos esculturas realizase una inspección exhaustiva. Estaba previsto que ese segundo técnico escudriñase las piezas escultóricas esta misma semana. Entretanto, la cabeza de una de las figuras cayó a la vía pública.

El Consistorio, que vincula los daños a la granizada que azotó la ciudad el sábado, estudia las acciones a emprender para la reparación de la estatua (se verá si la pieza maltrecha se restaura in situ o debe ser retirada) y para evitar nuevos desprendimientos. Y para garantizar la seguridad. Por eso el tramo de acera del Principal está acordonado y por eso las funciones previstas para hoy se han suspendido y serán reubicadas.

Así, el musical "West Side Story" no se celebrará en el teatro, sino en el Auditori Municipal, en dos pases que tendrán lugar a las nueve y a las once de la mañana. Como no se había programado ningún espectáculo más hasta septiembre, las intervenciones de reparación a efectuar en los próximos meses no afectarán al uso del equipamiento, según el gobierno municipal.

Las dos esculturas, obra de Pau Gargallo y cinceladas en 1911, flanquean el escudo de Terrassa a la altura de la sala de la cúpula. El teatro, una remodelación de un edificio de 1857, data asimismo de 1911 y fue reinaugurado en el 2011 después de tres años de obras.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook