Tribunales

Acusado de violar a su amante aprovechando su enfermedad

21.06.2016 | 04:21

Había maltratado a su amante, humillándola. Ella estaba enferma, con síntomas de depresión vinculados a un cáncer. Él le arrebató el teléfono, amenazó con matar "a todo el mundo", a ella, a su marido, a su familia, se la llevó a casa y allí la violó, y le rajó con un cuchillo sus ropas. De esa secuencia culpa el fiscal a un hombre al que acusa de delitos de maltrato, amenazas y agresión sexual y para que el reclama veinticinco años y tres meses de prisión. La Audiencia Provincial ha señalado para hoy el juicio.

Ya tenía antecedentes penales, al menos uno por el que fue condenado en abril del 2012. Según el Ministerio Público, el procesado y la víctima mantuvieron una relación sentimental "marcada por una actitud de total desprecio y humillación" y el hombre exigió a la mujer "que acabara su relación matrimonial", y la amenazó con matarla, y con matar a su marido y a su familia, si no se separaba.

El 14 de diciembre del 2014, la mujer y otras dos personas se reunieron en un hotel de Terrassa con el acusado, que durante el encuentro empezó una discusión con un hombre que acompañaba a la víctima y que al cabo se convirtió en víctima también aquella tarde, pues el procesado le propinó varios golpes que le causaron fracturas en la mandíbula y un traumatismo craneoencefálico, según el fiscal. Esa agresión se instruyó en otro procedimiento penal. Lo que sucedió antes, y lo que pasó después, sí forma parte del proceso que tiene previsto juzgar hoy la Audiencia Provincial. El Ministerio Fiscal relata que la mujer se marchó del hotel, llevándose consigo al acusado, ante el miedo de que el sospechoso ocasionara al otro hombre lesiones aún más graves.

La víctima intentó marcharse, pero el acusado se lo impidió. Le quitó el móvil, la agarró de los pelos, la zarandeó y se la llevó a su domilio. Le espetó que la mataría y que quitaría la vida a su marido.

Ropa rajada
Estaban ya en la vivienda. Según la acusación, el procesado exigió a la víctima mantener relaciones sexuales, a lo que ella se negó. Él, presuntamente, le quitó la ropa y la golpeó en la cara para vencer su resistencia, y la violó. Ella se vistió de nuevo aprovechando que el agresor estaba en el cuarto de baño. Ya de vuelta, el individuo le exigió otra cópula, pero ella volvió a decir "no", y él agarró un cuchillo "con el que rajó el jersey y los pantalones". La rajaría, también rajaría a su familia si no se avenía a sus propósitos. Volvió a penetrarla varias veces. Se quedó dormido y ella huyó.

La agredida sufrió lesiones en un pómulo, un labio y las piernas, que requirieron una primera asistencia. Desde hacía años presentaba síntomas ansioso-depresivos motivados, entre otros factores, por padecer un cáncer mamario; esa sintomatología, dice el fiscal, le provocaba "una cierta vulnerabilidad en su capacidad de respuesta ante sucesos vitales estresantes", merma que el acusado aprovechó. Y a causa de la agresión, la víctima adoleció de "un trastorno adaptativo de intensidad moderada". La Fiscalía demanda que el acusado pague a la víctima un mínimo de 6.250 euros: 250 por las lesiones, seis mil por daños morales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook