Las mujeres de Terrassa defendieron la ciudad de un grupo de bandoleros

20.06.2016 | 04:20
Bandolers de Terrassa, en el "asalto" a la masía de Can Boada, el pasado diciembre.
Bandolers de Terrassa, en el "asalto" a la masía de Can Boada, el pasado diciembre.

El 20 de junio de 1558, una gran escuadra de barcos turcos se dirigía a Barcelona, y el gobierno de Catalunya hizo un llamamiento a los hombres de las comarcas cercanas para que acudieran a defender la capital de la nación. En Terrassa, la respuesta fue masiva, tanto que la villa quedó prácticamente yerma de varones. Conocedores de ello, un grupo de bandoleros aprovecharon para asaltarla. Pero no contaban con la resistencia que ofrecería la población que quedaba, especialmente las mujeres, que consiguieron repeler a los atacantes.

Este poco conocido episodio de la historia de la ciudad fue recreado ayer por la colla de "trabucaires" Bandolers de Terrassa. La movida comenzó a las seis de la tarde, con el lanzamiento de unas salvas desde lo alto de la Torre del Palau. A las 7.30, una docena de bandoleros salieron del Vapor Gran. En la calle de Sant Francesc, ante el antiguo edificio de Caixa de Terrassa, estaba la puerta de entrada a la villa, y allí los bandidos se encontrarán a un grupo de mujeres y niños dispuestos a vender cara su piel y hacerles frente con lanzas, bastones, horcas, utensilios del campo y todo lo que les sirva.

Verdaguer, el inspirador
"Cuando creamos Bandolers de Terrassa, nos sorprendió conocer este hecho histórico, gracias al blog del historiador Joaquim Verdaguer, que ha sido nuestra fuente de inspiración", señala Antonio Sánchez Medina, presidente de la colla. "Por el vestuario que llevamos, y nuestras características, nos pareció apropiado para recrearlo. De entrada, nos gustaría hacerlo cada año".

Entre treinta y cuarenta personas, todas vestidas de siglo XVI, participaron en este montaje, que acabó con las mujeres terrassenses reduciendo a los bandoleros, y llevándolos presos, en un carro, hasta la plaza de la Torre del Palau. "Los hechos son reales, pero los hemos adaptado un poco."

Además, entre las seis de la tarde y las diez de la noche, Bandolers montan en la plaza de la Torre del Palau una taberna de la época.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook