Tribunales

Piden más de 15 años para los padres culpados de maltratar a su bebé

17.06.2016 | 09:54

El fiscal no rebajó, ni siquiera mantuvo, los cargos expuestos contra la pareja acusada de dar palizas a su bebé, de causarle fracturas óseas y secuelas cerebrales de por vida. Aumentó los cargos, equiparando su calificación a la efectuada por la Generalitat. Ambas acusaciones han solicitado que los dos jóvenes sean condenados a quince años y seis meses de prisión. El juicio quedó visto para sentencia ayer, después de una sesión en la que las pruebas periciales contra los procesados se revelaron contundentes y en la que la pareja se declaró inocente, cada uno por su lado.

El juicio, celebrado en la sección 22 de la Audiencia Provincial, duró casi tres horas y las declaraciones de los médicos llamados como testigos o como peritos resultaron apabullantes, según fuentes judiciales. La conclusión preponderante: las fracturas que la niña presentaba el 19 de marzo del 2015, cuando fue visitada en urgencias, con apenas 50 días de vida, no se podían deber a una caída del sofá. Eso alegó el padre, el acusado, desde un principio, durante la instrucción, y recalcó ayer: el bebé se le había caído del sofá, pero no dijo nada en su momento por temor a su pareja, a la madre. Lo peor, lo que acarreará secuelas permanentes, irreversibles, a la pequeña, son las lesiones cerebrales "muy severas", a decir del fiscal.

Del juicio se dedujo que esa afectación vino motivada por un zarandeo violento de la criatura, que presenta un retraso madurativo global, tanto cognitivo como motriz, "muy significativo" y un déficit visual no cuantificado. Y del juicio se infirió también que las fracturas, de clavícula, de fémur, de costillas, se debían a agresiones.

La familia vivía en una casa "ocupada" en el barrio de Sant pere, junto al padre de él, abuelo de la pequeña. Ésta vino al mundo el 27 de enero del 2015 y pasó siete días en la incubadora, hasta que el 3 de febrero sus progenitores se la llevaron a casa. Desde esa fecha y hasta el 19 de marzo, cuando fueron detenidos al detectar unos médicos las lesiones, los padres golpearon a la niña "en repetidas ocasiones", según el Ministerio Público. La agredieron "indistinta y violentamente", según la acusación particular en representación de la Generalitat de Catalunya.

Ambas partes culpan también a los procesados de no atender a su hija, de no prestarle la atención debida, incluso de no alimentarla lo suficiente. Todos los cargos se traducen en una petición de quince años y seis meses de prisión: doce años por un delito de lesiones, tres años por un delito de violencia física habitual y seis meses por abandono de menores.

Las defensas reclamaron la absolución de los procesados, él de 34 años, ella de 33, por falta de pruebas. La defensa del chico consideró que no quedaba acreditada la participación de ese acusado en los hechos. El joven afirmó que trabajaba todo el día, como repartidor. La defensa de la chica destacó que la madre llevaba a la menor al CAP cuando tocaba; de hecho, acudieron al Hospital de Terrassa el día en que al bebé se le terminaron diagnosticando las lesiones. El día en que sus padres durmieron en los calabozos de los mossos.

Ayer fueron trasladados a la Audiencia Provincial desde la prisión, donde ingresaron meses después de su detención, en noviembre pasado. La niña, que cuenta ahora casi 17 meses de vida y está al cuidado de una familia de acogida, aún no habla.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook