La Mutualidad de Las Arenas celebra su cuarenta aniversario

15.06.2016 | 04:20
La entidad rindió un pequeño tributo a su abonada de menor edad.
La entidad rindió un pequeño tributo a su abonada de menor edad.

Corría el año 1976 cuando la asociación de vecinos de Les Arenes dio respuesta a la petición de algunas personas mayores del barrio, e impulsó la creación de una cooperativa que sirviera para pagar los entierros a un precio razonable. “Si habéis logrado que las calles del barrio se asfaltaran y habéis traído otros servicios, también podéis darnos ahora una solución”, decían los vecinos, según explica Pablo Gómez, histórico presidente de la Mutualidad Centro Social Las Arenas.

Esta cooperativa para casos de defunción, que nació fruto de una solicitud popular, cumple sus cuarenta años de existencia durante 2016. Hace unos días lo celebró en un acto organizado en el local de la A VV de Les Arenes-La Grípia-Can Montllor, en la calle de Juan XXI. Fue justo después de organizar la asamblea anual de la mutualidad, que hoy preside Antonio Maíllo.

Cobertura
El encuentro reunió a un gran número de socios de la cooperativa, que empezó dando cobertura a unas 200 familias (en principio eran solo del barrio), y que ahora gestiona unas 800 pólizas, además de contar con casi 2.300 socios. “Y no son solo de Les Arenes, sino que también los hay de otras partes de Terrassa, como Sant Llorenç, Torre-sana, Ca n’Anglada, así como de otras ciudades de Catalunya y del resto de España”, indica Gómez. El antiguo presidente recuerda que en aquellos ya lejanos inicios él mismo había acudido a otros barrios de la ciudad para explicar a los vecinos qué debían hacer para crear su propia mutualidad para casos de defunción.

Pero ninguno de aquellos proyectos llegó finalmente a cuajar en Terrassa. Sólo el de la Mutualidad Centro Social Las Arenas, una iniciativa que hoy sigue en marcha y con savia nueva.

Una prueba de ello es que en el acto de cuarenta aniversario, la entidad rindió un homenaje a sus dos socios más jóvenes. Enzo, un niño de un año de edad, y Elia, un bebé de solo once meses. La cooperativa también tuvo un detalle con sus dos abonados más veteranos. Concepción Espinosa, de 91 años, y José Caballero, de 93.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook