La Diputació destina 3,5 millones a convertir caminos en carreteras

09.06.2016 | 04:21
El Camí de Can Gonteres, en la foto, junto al Camí Vell de Terassa a Vacarisses, entre los candidatos.
El Camí de Can Gonteres, en la foto, junto al Camí Vell de Terassa a Vacarisses, entre los candidatos.

La Diputació de Barcelona ha presentado el Pla Zonal de Carreteres y su diagnosis del Vallès Occidental a los alcaldes de la comarca, un documento que detalla 12 caminos municipales que podrían pasar a ser carretera por registrar un elevado nivel de tráfico. El plan prevé que uno de esos caminos se integre en la Xarxa Local de la Diputació, que pasará a ser titular de la vía y a costear su mantenimiento.

El organismo provincial deja en manos de los alcaldes vallesanos la decisión de qué camino asume la condición legal de carretera. Entre los doce inventariados figura el Camí de Can Gonteres (Terrassa) y el Camí Vell hacia Vacarisses. También el camino de conexión entre la N-150 y la autopista C-58, en término de Sabadell, o la carretera de Rubí a Ullastrell,

El presidente comarcal, Ignasi Giménez, explicó que la elección se abordará en el marco del consejo de alcaldes y la decisión "se adoptará por consenso, con visión comarcal y teniendo en cuenta el coste-beneficio en la utilización de los caminos".

La Diputació ha llevado a cabo un estudio de movilidad que ha detectado un nivel extremadamente elevado de tráfico en la red vallesana, muy por encima de la media barcelonesa, que se sitúa en los 2.300 vehículos/dia. Por los caminos del Vallès pasan 4,600 vehículos al día, con puntas de 21 mil. Concretamente el tráfico más elevado lo registra el camino que une la N-150 con la C-58 en Sabadell, por el que pasan a diario 9.500 vehículos.

Jordi Fàbregas, diputado de Infraestructures Viaries i Mobilitat, explicó que la Diputació tiene previsto invertir 3,5 millones de euros este mandato en la adecuación de los caminos que pasen a ser carreteras, que finalmente podrán ser varios si la elección recae en pistas que requieran poca inversión.

"Hay muchos caminos cuyo mantenimiento corre hoy a cargo del mundo local, que no puede asumirlo, y tampoco la responsabilidad legal que se deriva de accidentes, por ejemplo, por colisiones con jabalíes", explicó Fàbregas. Cuando la Diputació pase a ser titular adecuará el estado de las nuevas carreteras y asumirá los gastos que se deriven de su gestión.

El diputado ha presentado también a los alcaldes vallesanos un plan complementario de caminos rurales que destina 50 mil euros por municipio para la adecuación de caminos vitales para el acceso a fincas agrícolas o ganaderas y a zonas residenciales. La partida, que se aprueba esta semana, cobra relevancia tras la desaparición de las ayudas a caminos rurales que otorgaba la Generalitat. Además, la Diputació intervendrá en 11 kilómetros de caminos que no cumplen el ancho mínimo de 6 metros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook