Arranca la encuesta sobre los espacios de estudio nocturno

08.06.2016 | 04:21
El perfil de los estudiantes en época de exámenes en horario nocturno es mayoritariamente femenino.
El perfil de los estudiantes en época de exámenes en horario nocturno es mayoritariamente femenino.

El Ayuntamiento de Terrassa ya ha activado la encuesta ciudadana que debe revelar las necesidades reales de espacios nocturnos de estudio en la ciudad. Desde ayer, el sondeo está activo en la web municipal www.terrassa.cat/universitat y se distribuirá paralelamente entre las universidades presentes en la ciudad y a través de las asociaciones de estudiantes.

La encuesta estará opertiva hasta el mes de septiembre. Pregunta a los estudiantes sobre la titulación que cursan (bachilleratos, ciclos formativos, universitarios), el centro, el municipio de residencia y en qué periodos preparan sus exámenes, El Ayuntamiento también quiere saber si los estudiantes necesitan personalmente un espacio público donde estudiar y, en caso afirmativo, si requieren que esté equipado con internet, que sea símplemente una sala de trabajo en grupo o bien un equipamiento con libros de consulta. Los encuestados deben detallar también el horario en que utilizarían el servicio y si prefieren que esté ubicado en el Campus de Terrassa, próximo a la estación de FGC/Renfe, junto a una parada de bus o bien en las proximidades de un parking gratuito.

La encuesta municipal no menciona las bibliotecas municipales y tampoco la BCT, que abrió en horario nocturno a principios de año como prueba piloto en época de exámenes. Entonces, el equipamiento registró una media de afluencia que rondó los 70 estudiantes diarios.

La experiencia no se ha repetido y ahora, en la recta final del curso, el Ayuntamiento ha decidido no volver a abrir la BCT en horario nocturno a la espera de que la encuesta entre los estudiantes revele la necesidad real de plazas de estudio en equipamiento público.

La decisión la ha tomado junto a los delegados de estudiantes universitarios, con los que ha pactado el impulso de la encuesta que ahora se lleva a cabo, y que no es el primer retrato que la administración tendrá de los estudiantes. En enero, la prueba piloto en la BCT ya permitió conocer el perfil de los usuarios de las salas de lectura.

Según el balance de aquella experiencia, la demanda fue de 70,04 estudiantes al día, lo que supuso una ocupación del 53,7% de la biblioteca. El colectivo de usuarios más numeroso fue el universitario (6 de cada diez), seguido de los bachilleres (30,5 ) y en menor medida los estudiantes de ciclos formativos, apenas un 12,2% de los usuarios del servicio nocturno.

Acudieron más chicas que chicos y, por grupos de edad, el más habitual tenía entre 18 y 22 años. Los datos revelaron que la mayoría de los 1.550 usuarios que acudieron durante todo el mes de enero a estudiar a la BCT la mayoría, 1.163, lo hicieron en horario de tarde y noche.

En febrero, el Ayuntamiento aseguró que abrir la BCT en horario nocturno había tenido un coste de 5.820,60 euros, una partida que se destinó a la contratación del servicio de seguridad, las horas del personal y los consumos. El cómputo arrojó una ratio de 3,75 euros por alumno.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas