Los estrenos de cine en Terrassa

Los videojuegos siguen llegando a las pantallas

03.06.2016 | 04:21
Los videojuegos siguen llegando a las pantallas

“Warcraft: El origen”, de Duncan Jones, es una violenta superproducción de efectos especiales basada en el famoso videojuego del mismo nombre y dirigida principalmente a un público de “fans” conocedores, como el propio Jones, del juego original . El film cuenta los orígenes del enfrentamiento entre orcos y humanos, intentando evitar el peligro de caer en el simplismo maniqueísta de buenos y malos, ya que opta por mostrar las razones de ambos bandos, dejando a los espectadores la opción de identificarse con los unos o con los otros. El protagonismo de la historia recae en los personajes de sir Anduin Lothar y Durotan pero las verdaderas estrellas son los efectos digitales –que han supuesto veinte meses de trabajo frente a los cuatro de rodaje con los actores–, el maquillaje y la coreografía de las escenas de lucha. La película destaca por su riqueza y espectacularidad visuales –si bien el 3D no hacía falta– y por los toques de humor que contrarrestan las elevadas dosis de violencia. El proyecto ha tardado diez años en llegar a las pantallas ya que estaba anunciado para 2006. Primero estuvo en manos de Sam Raimi pero, al parecer, no se acabó de entender con los creadores del videojuego que, hasta que no apareció Jones, no lo vieron claro. También se habló de Johnny Depp y Colin Farrell como protagonistas pero con tantos retrasos al final ni el uno ni el otro han intervenido en la película. La anécdota es que los guionistas inventaron un idioma específico para los orcos.
Intérpretes: Travis Fimmel, Paula Patton, Ben Foster, Dominic Cooper, Toby Kebbell. (Cinesa, en 3D).

“Fátima”, de Philippe Faucon, es un sensible melodrama que ganó tres premios César –entre ellos, el de mejor película– y el Lumière al mejor guion. Es una hermosa película centrada en los esfuerzos de una madre inmigrante por conseguir que sus hijas tengan una vida mejor que la suya. El gran mérito del film es que, aunque lo que cuenta no es precisamente original, lo hace con una sensación de autenticidad impresionante, con un respeto enorme por los personajes y con la sobriedad requerida para reflejar las emociones sin por ello caer en excesos melodramáticos de “culebrón”. El guion habla de relaciones familiares, enfrentamiento generacional, racismo, integración, tradiciones machistas y trabajos “basura” y todas las situaciones y diálogos suenan sinceros. Las interpretaciones también resultan muy naturales. A señalar que tanto Soria Zeroual, que encarna a Fátima, como Kenza Noah Aïche, que interpreta a una de las hijas, debutan en el cine con esta película aunque nadie lo diría. El proyecto de la película surgió de la publicación de los poemarios de Fatima Elayoubi, la mujer que sirvió de inspiración a los guionistas para crear al personaje protagonista. Intérpretes: Soria Zeroual, Zita Hanrot, Kenza Noah Aïche. (Catalunya, VOSE y doblada).

“Una madre imperfecta”, de Lorene Scafaria, también es una historia de madres e hijas pero en este caso en clave de comedia de Hollywood, si bien con toques autobiográficos, ya que la directora asegura haberse inspirado en las relaciones que mantiene con su progenitora, contadas, eso sí, con mucho humor. La protagonista es una mujer que acaba de enviudar y que, sintiéndose sola, no para de entrometerse en la vida de su hija (y en la de todo el mundo, aunque lo hace con las mejores intenciones). El guion cae a veces en los tópicos y los diálogos no son demasiado brillantes pero el sentido del humor y la gran interpretación de Susan Sarandon permiten disfrutar con la visión del film. Lástima que Rose Byrne y J. K. Simmons estén un poco desaprovechados.
Intérpretes: Susan Sarandon, Rose Byrne, J. K. Simmons, Jerrod Carmichael, Lucy Punch, Jason Ritter, Michel McKean, Casey Wilson. (Cinesa).

“Acantilado”, de Helena Taberna, es una libre adaptación de la novela “El contenido del silencio” de Lucía Etxebarría. Tuvo malas críticas cuando se presentó en el festival de Málaga. Habla del mundo de las sectas en clave de thriller, a través de la investigación de un suicidio colectivo. La dirección es sobria y el guion da gran importancia al retrato de personajes aunque también deja cabos sueltos y contiene giros previsibles. El principal problema es que al conjunto le falta garra. Lo más destacado son el arranque, la banda sonora y los atractivos escenarios en los que se ha rodado.
Intérpretes: Daniel Grao, Juana Acosta, Goya Toledo, Jon Kortajarena, Ingrid García Jonsson, Xabier Elorriaga. (Cinesa).

“El reino de los monos”, “opera prima” del actor de Jamel Debbouze (salía en “Amélie”), es una película de dibujos animados basada libremente en el libro “Por qué me comí a mi padre” de Roy Lewis, que era un tratado de antropología en clave de humor excéntrico. Está ambientada en tiempos prehistóricos y protagonizada por el hijo del rey de los simios, que ha sido expulsado de la tribu. En Francia el film tuvo malas críticas. Entre otras cosas, se le reprochó la superficialidad de los personajes secundarios y la falta de ritmo. Lo único que recibió grandes elogios fue el trabajo de doblaje del personaje principal, efectuado por el propio Debbouze y eso es precisamente lo que no está en la versión española. Dibujos animados. Voces de doblaje: Iván Labanda, Joan Pera. (Cinesa).

“Idol”, de Hany Abu-Assad, es la historia real de un chico palestino que en 2013, tras una azarosa huida de Gaza, ganó un concurso televisivo egipcio del estilo de “Operación Triunfo” y fue nombrado embajador de buena voluntad de la ONU. Una historia ejemplar y cargada de optimismo rodada por un cineasta cuyas obras anteriores “Paradise Now” y “Omar” estuvieron “nominadas” a los Oscar. En esta ocasión ha ganado un premio de la UNESCO. Lo más interesante del film es el retrato de la vida cotidiana en Gaza pero la parte del concurso, aun siendo más convencional, no está mal contada. Lástima que el metraje se hace un poco largo porque la anécdota argumental tampoco es que diera para tanto.
Intérpretes: Tawfeek Barhom, Ahmed Al Rokh, Hiba Attalah, Nadine Labaki. (Cinesa).

“Nuestros amantes”, de Miguel Ángel Lamata, se puede considerar una declaración de amor del director a su ciudad natal, Zaragoza, que aparece en el film como un maravilloso lugar de ensueño. Por lo demás, se trata de una comedia romántica excesivamente dialogada –eso sí, los protagonistas se pasean por los rincones más hermosos de la ciudad mientras hablan, hablan, hablan, hablan y hablan sin parar– y un tanto pretenciosa, puesto que, aunque muchos de los diálogos resultan ingeniosos, a la larga acaba dando la impresión de que la película quiere erigirse en “el tratado definitivo” sobre el amor y las relaciones. En cuanto a los actores, Eduardo Noriega y Michelle Jenner forman una excelente pareja protagonista. Los demás miembros del reparto salen poco, aunque Fele Martínez explote muy bien su vena de payaso en las tres o cuatro secuencias en las que aparece. El más desaprovechado es Gabino Diego, condenado encima a cargar con el personaje más odioso.
Intérpretes: Eduardo Noriega, Michelle Jenner, Fele Martínez, Amaia Salamanca, Gabino Diego. (Cinesa).

“El Bosco: el jardín de los sueños”, de José Luis López Linares, es un documental coproducido por el Museo del Prado y TVE sobre el cuadro “El jardín de las delicias” de Hieronymus Bosch, conocido como El Bosco, de cuya muerte se cumplirán 500 años en agosto. En el film intervienen, entre otros, Reinert Falkenburg, Orhan Pamuk, Salman Rushdie, Cees Nooteboom, Nélida Piñon, Laura Restrepo, Sílvia Perez Cruz, Miquel Barceló, Elisabeth Taburet-Delahaye, Albert Boadella, Pilar Silva (comisaria de la exposición El Bosco en El Prado), Alejandro Vergara, Xavier Solomon y Philippe de Montebello, todos los cuales ofrecen sus particulares interpretaciones sobre el significado de la pintura en cuestión. Documental. (Cinesa, a partir del jueves).

“Síria: una història d’amor”, de Sean McAllister, es un documental sobre una familia de disidentes políticos sirios exiliados que cuenta lo que es vivir siempre con miedo. Amer y Raghda se conocieron en la cárcel, a través de un agujero en la pared que comunicaba sus respectivas celdas. Se enamoraron y, al salir de prisión, se casaron y tuvieron cuatro hijos. Tras la Primavera Árabe huyeron al Líbano. El director invirtió cinco años en la realización del film, para contar el día a día de los personajes. El film triunfó en el reciente festival de Sheffield y también ha ganado uno de los premios Cinema for Peace 2016–creados por la fundación del mismo nombre– y estuvo “nominado” a los galardones del Cine Europeo en la categoría de mejor documental del año pasado. La proyección forma parte del ciclo El Documental del Mes. Intérpretes: No profesionales. (Filmoteca, Club Catalunya, miércoles noche, VOSC).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook