La CUP denuncia la existencia de una Sicav vinculada a Mina

03.06.2016 | 07:33
Miembros de la CUP frente a la sede de Mina, en la calle de la Societat, ayer.
Miembros de la CUP frente a la sede de Mina, en la calle de la Societat, ayer.

El grupo municipal de la CUP cuestionó ayer la existencia de una Sicav (sociedad de inversión de capital variable) con lazos con la empresa Mina Pública d'Aigües de Terrassa. Concretamente, denunció que el presidente de Mina, Marià Galí, preside a su vez la Sicav Minarever, que al igual que la empresa del agua tiene su sede en la calle de la Societat, número 26.

La CUP reconoce la legalidad de este mecanismo de inversión, pero cuestiona la legitimidad y ética de estas sociedades, en el punto de mira por un tratamiento fiscal muy ventajoso. Concretamente, los beneficios de una Sicav tributan al 1% en el impuesto de sociedades, cuando una empresa limitada corriente lo hace al 30%. "Mientras hay gente que hace esfuerzos para contribuir a redistribuir la riqueza, quienes más tienen utilizan mecanismos para pagar menos impuestos. Las Sicav son legales, pero no son éticas", criticó ayer Maria Sirvent, portavoz de la CUP, que quiso poner en conocimiento de la opinión pública esta situación.

Según explicó ayer la CUP, el accionista mayoritario de Minarever Sicav es la empresa Patmina S.L., "cuyos consejeros delegados son miembros reconocidos de Mina, de la Cecot y de la Cambra de Terrassa". Ambas sociedades comparten sede con Mina en la calle de la Societat. La CUP señaló que Minarever Sicav ha invertido en entidades financieras como CaixaBank o BBVA -"bancos que patrocinan los desahucios en Terrassa"- y en empresas como Repsol y Gas Natural -"generadoras de conflictos sociales y ambientales en todo el mundo"-. En 2014, los beneficios de Minarever, explicó Bernat Chueca, alcanzaron los 435 mil euros. El grupo municipal considera que la existencia de esta Sicav es un "escándalo" y que "el comportamiento de los principales responsables de Mina está falto de cualquier noción de ética".

La denuncia pública formulada ayer por el partido anticapitalista persigue que esta información "forme parte del debate sobre el futuro de la gestión del agua". Sirvent insistió: "No podemos afirmar que los beneficios obtenidos por la gestión de un bien público como es el agua hayan ido a parar a la Sicav, pero dejamos los datos encima de la mesa". Su intención es "que la ciudadanía conozca quien está gestionando el agua en Terrassa".

En defensa de la gestión directa
La concejal remarcó que toda esta información les "reafirma" en su opción política de que el Ayuntamiento gestione directamente el agua. La municipalización del servicio, advierte la CUP, "choca frontalmente con los intereses de la burguesía terrassense y de poderes supramunicipales como Agbar", principal accionista de Mina. Aún así, "no nos arrugaremos", señaló Sirvent.

La CUP pone en entredicho la responsabilidad social corporativa que Mina realiza a través de la fundación. "Mientras hace una campaña para limpiar su imagen, lo que invierte en la fundación (187 mil euros) es una mínima parte de los beneficios de Mina y una cantidad muy pequeña respecto a los beneficios que obtiene la Sicav", subraya Sirvent. La edil considera que la empresa Mina Pública d'Aigües de Terrassa "de pública no tiene nada porque está gestionada por inversiones privados que buscan su propio beneficio y tampoco es de Terrassa porque el accionista de referencia es la multinacional Agbar".

Este diario se ha puesto en contacto con el presidente de Mina, Marià Galí, que ha declinado hacer declaraciones sobre este asunto. Desde la empresa sí confirman que, efectivamente, Galí es presidente de Minarever Sicav y la existencia de Patmina S.L. Ambas sociedades, señalan fuentes de Mina, "se han publicitado desde siempre y están inscritas en el registro mercantil".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas