La campaña busca llenar las reservas hasta octubre

02.06.2016 | 08:45
Supermercado de Mercadona, en la campaña de 2015.
Supermercado de Mercadona, en la campaña de 2015.

El volumen más notable de comida que llega hasta El Rebost procede de la contribución que periódicamente (en marzo, julio y octubre) ofrece la Unión Europa (UE). La aportación de estos alimentos se canaliza a través del Fondo de ayuda europea para los más desfavorecidos, que en julio dará al Rebost productos básicos como arroz o legumbres.
La campaña de recogida de alimentos que empieza este viernes pide que los terrassenses otorguen, precisamente, aquellos artículos que el almacén no recibe de la UE. De esta manera, la ya tradicional iniciativa del "Omplim El Rebost" de inicios de junio se convierte en una importante inyección de reservas alimenticias para la red de entidades. Y lo es justo a las puertas del verano, un momento en que las necesidades de muchos convecinos siguen latentes a pesar del cierto parón asociado a la época estival.

Como novedad de la edición que está a punto de empezar, El Rebost ha propuesto que familias al completo (es decir, con niños incluidos) puedan ser voluntarias en la campaña. Una decena de ellas se han animado a vivir en grupo la experiencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook