PhotoEspaña reivindica a la fotoperiodista Juana Biarnés

01.06.2016 | 17:42
La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena (c), a su llegada a la inauguración del la XIX edición del Festival Photoespaña que ha tenido lugar hoy en el Real Jardín Botánico, en Madrid.
La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena (c), a su llegada a la inauguración del la XIX edición del Festival Photoespaña que ha tenido lugar hoy en el Real Jardín Botánico, en Madrid.

PhotoEspaña 2016 reivindica en su XIX edición el trabajo de la fotógrafa terrassense Juana Biarnés, una profesional que tuvo unos inicios "duros" en los años 60, pero que, tras los pasos de su padre, el también fotógrafo Juan Biarnés, hizo que por su objetivo pasara toda la actualidad de la época.
Bajo el nombre de "A contracorriente", este festival de fotografía y artes visuales, que hoy se ha inaugurado oficialmente, devuelve a Biarnés (Terrasa,1935) la importancia que se merece esta cronista gráfica y social del franquismo y de los inicios de la democracia.
"Mi inicios fueron muy duros, porque era una mujer entre tanto hombre. Pero jamás me dieron ni un codazo ni un pisotón, siempre respetaron mi sitio", ha dicho Biarnés durante la apertura de esta exposición comisariada por el fotoperiodista Chema Conesa en la sala de exposiciones del Centro Cultural de la Villa-Fernán Gómez, donde estará desde mañana hasta el 28 de julio.
Entre sus instantáneas, vemos a los Beatles descendiendo del avión a su llegada a Madrid, a una sensual Carmen Sevilla o a la familia Dominguín al completo, y su trabajo también muestra cómo era nuestro país hace más de 50 años, cuando el bikini aún era algo exótico.
Pero Biarnés no está sola en este espacio madrileño, sino que otra fotoperiodista convertida a la fotografía artística, Cristina de Middle, muestra su trabajo en "Muchismo", una exposición que habla de la "cantidad" y de sus años de trabajo, según ha explicado la propia artista.
"Aquí se visibiliza todo lo que he hecho", ha matizado esta alicantina (1975), que a través de sus imágenes cuestiona el lenguaje y la veracidad de la fotografía como documento.
El festival, que se celebrará hasta el 28 de agosto, aunque algunas de sus exposiciones permanecerán abiertas más tiempo, también tiene uno de sus puntos de interés en el Museo ICO, que hoy ha inaugurado la exposición "Robbins&Becher. Desplazamientos".
En ella, a través de 11 series, entre las que están "Black Cowboys" (Cowboys Negros), "Colonial Remains" (Vestigios Coloniales)" o "The Exile Brands" (Las marcas del exilio), los fotógrafos Andrea Robbins y Max Becher, con 25 años de trayectoria, presentan imágenes realizadas por todo el mundo relacionadas con fenómenos como la esclavitud, el colonialismo o la inmigración.
El visitante será testigo de cómo en China, Japón o Corea se han creado recientemente ciudades a imagen y semejanza de pueblos idílicos alemanes; o cómo en Las Vegas (Estados Unidos) podemos encontrar una auténtica Venecia.
El Jardín Botánico de Madrid acoge también desde hoy parte de la obra del francés Bernard Plossu, en su exposición "La hora inmóvil, una metafísica del Mediterráneo"; y de la madrileña Linarejos Moreno, que presenta "Tabularia. Laboratorios de ciencia e imaginación".
Con una mirada intimista y humilde, el francés Plossu (1945), a través de una selección de alrededor de cien fotografías tomadas en España, Francia, Italia y Grecia, presenta su largo diálogo sostenido durante treinta años con la metafísica del Mediterráneo.
Por eso en estas instantáneas en blanco y negro, nos muestra paisajes quietos y silenciosos donde una puerta o un coche es lo más llamativo.
Por su parte, Moreno (1974) ha vestido su espacio expositivo de grandes arpilleras en las que ha impreso en óleo sus fotografías. La muestra se articula en torno al diálogo entre un proyecto realizado en colaboración con la investigadora Fabiola López Durán, en el que el autor investiga y recontextualiza imágenes científicas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook