Terrassa reconoce la trayectoria de Jaume Galofre con la Medalla d'Honor de la Ciutat

01.06.2016 | 04:21
Terrassa reconoce la trayectoria de Jaume Galofre con la Medalla d'Honor de la Ciutat
Terrassa reconoce la trayectoria de Jaume Galofre con la Medalla d'Honor de la Ciutat

En reconocimiento a su trayectoria altruista dedicada al asociacionismo, su compromiso con la naturaleza y el medio ambiente y por el apoyo necesario para la fundación de entidades tan importantes como la Agrupació de Defensa Forestal de Terrassa y Voluntaris Forestals Terrassa", el Ayuntamiento acordó conceder, el pasado 26 de febrero, a Jaume Galofre i Gabarró (Barcelona, 1932, terrassense desde su primer año) la Medalla d´Honor de la Ciutat, otorgada ayer en un cálido acto que reunió a numerosas personas del mundo excursionista y ambientalista de la ciudad.

El compromiso, forma de vida
"La trayectoria de Jaume Galofre demuestra que el compromiso en la defensa del medio ambiente es una forma de vida", comenzó el acto el concejal Marc Armengol, quién subrayó que el homenajeado "ha puesto su sabiduría al servicio de la naturaleza", y ha evidenciado que, para disfrutarla, "se ha de proteger. Por todo ello, nuestro más profundo agradecimiento".

"Jaume es mucho más que una pequeña enciclopedia del entorno natural de Terrassa. Siempre ha sido un hombre preocupado por la naturaleza y por su protección, y no ha dudado en enfrentarse a quién sea preciso para defenderla", dijo Òscar Pérez Romero, voluntario de la Agrupació de Defensa Forestal. "Esta inquietud por la defensa de la naturaleza nació de su profundo amor por la montaña. Miembro del Centre Excursionista de Terrassa desde los 27 años, ha sido su presidente de 1982 a 1989, y uno de los grandes exponentes de la alta montaña en Terrassa."

Tras repasar su faceta de deportista de alta montaña, Pérez recordó que Galofre fue uno de los fundadores de la ADF de Terrassa, en 1987. "Si hoy en día podemos continuar disfrutando de una buena parte de los bosques de Terrassa y mantenerlos alejados lo máximo posible de los temidos incendios forestales, es en buena parte gracias a él y la iniciativa que tuvo." También ha sido una persona implicada en la gestión del Parc Natural de Sant Llorenç del Munt.

En la segunda glosa, el periodista y amigo Josep Ballbé trazó la biografia más personal de Galofre, "persona afable, abierta, generosa, comprometida, sencilla y enamorada de la naturaleza".

El secretario Jordi Carreras leyó entonces el expediente de concesión de la medalla. El alcalde Jordi Ballart se levantó, se dirigió a Galofre y le impuso la distinción, saludada con un largo aplauso de todos los presentes. Galofre volvió a sentarse, pero Ballart le tocó la espalda avisándole que le tocaba decir unas palabras. En su intervención, Galofre expresó numerosos agradecimientos, y evocó el día que, hace 56 años, entró en el CET. "Allí me encontré con todo un campo de posibilidades. Enseguida vi que había entrado en el lugar ideal para dedicar todas mis energías a aquello que siempre había deseado. La gente del CET me enseñó los conocimientos para disfrutarlo, y que luego yo también he transmitido."

Desencuentros y concordia
No rehuyó el homenajeado referirse a "algunos desencuentros" tenidos con la administración del Parc Natural. "Entre principios de los años setenta y los noventa, se construyeron urbanizaciones y pistas forestales en lugares impensables, lo que nos generó discrepancias importantes"; pese a ello, deseó a Àngel Miño (director del Parc Natural de Sant Llorenç) "continuar con el camino del entendimiento".
También expresó, entre otros, agradecimientos a los bomberos, y a su familia, "que siempre me ha dado apoyo, y ha sabido entender mi afición por el excursionismo y mi inquietud por el medio natural". Y acabó con una pregunta "muy simple, pero muy importante para mí: ¿ qué tiene la ciudad de Terrassa que yo la aprecie tanto?".

El alcalde Jordi Ballart cerró el acto calificando a Galofre de "incansable defensor del paisaje y el entorno natural", de ese "patrimonio natural que es inseparable de Terrassa, y que durante muchos años fue asediado por un crecimiento inmobiliario incesante".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook