Tribunales

Le piden doce años de cárcel por agredir a su hermana

31.05.2016 | 04:20

"Estoy muy arrepentido", dijo. Está arrepentido de golpear a su hermana con un palo en la cabeza cuando la mujer dormitaba junto a la madre de ambos, agonizante en la cama de una habitación de Mútua. El acusado se sentó ayer en el banquillo, en la Audiencia Provincial. El fiscal pidió una pena de ocho años de prisión por un delito de homicidio en grado de tentativa. La acusación particular solicitó doce años de cárcel por intento de asesinato y una indemnización de 50.000 euros. La defensa considera el hecho, como mucho, constitutivo de un delito de lesiones leves.

El 4 de junio del 2015, la madre estaba ingresada en Mútua, moribunda. Falleció unas seis horas después de que su hijo atacase a su hija. Ambos vivían bajo el mismo techo, en la casa materna. Aquel 4 de junio, de madrugada, el imputado entró en el cuarto. Llevaba un palo de madera, el mango de un martillo sin la parte metálica. Su hermana descansaba en una butaca junto a la cama de la madre.

Detenido
Agarró el palo y asestó un golpe en la cabeza a la hermana, que volvió en sí y gritó pidiendo socorro y gritando "que me mata, que me mata". Llegaron tres enfermeras. Él se marchó. Lo detuvieron al día siguiente en Esplugues de Llobregat. No ingresó en prisión, pues el fiscal sólo pidió una medida de alejamiento. La agredida declaró que su hermano estaba obsesionado con la herencia de su progenitora.

Se ofuscó, declaró él meses después. "Creo que me volví loco porque mi madre se moría", añadió. El fiscal y la acusación particular acusaron al hombre, respectivamente, de homicidio y asesinato, en tentativa, tanto por el palo como por el hecho de que, según la víctima y algunos testigos, el sospechoso agarrase después a la víctima del cuello. Pero la víctima no tenía marcas en esa zona. Ayer, el abogado de la defensa, Ramon Codina, no negó la comisión de un delito, pero consideró aberrante calificar de homicidio o asesinato una acción que se saldó con una herida de dos centímetros en la cabeza. Si el encausado es culpable de algo, lo es de un delito de lesiones, según su alegato. En unos días habrá sentencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook