Dos radares por tramo controlan la velocidad en el bus-VAO de la C-58

23.05.2016 | 04:21
Imagen aérea del carril bus-VAO de la C-58
Imagen aérea del carril bus-VAO de la C-58

Desde el viernes, dos radares por tramo controlan los excesos de velocidad en el carril bus-VAO de la autopista C-58, en los dos sentidos de la marcha. El Servei Català de Trànsit quiere evitar riesgos por exceso de velocidad en la vía segregada, después de que en 2014 se modificara el modelo de operatividad de la infraestructura y pasara a funcionar de forma bidireccional, con un limite de velocidad de 90 kms hora. La circulación en doble sentido en una vía de estas características aumenta el riesgo de choque frontal, razón por la cual el SCT ha decidido aumentar los controles de velocidad para determinar si se superan los límites.

Los radares están dotados de lectores de matrícula que permiten calcular el tiempo que un vehículo tarda en recorrer el tramo controlado y así comprobar si ha habido excesos de velocidad. Los puntos de control están situados a la altura de Montcada i Reixach y entraron ayer en funcionamiento ayer, después de un periodo de pruebas.

El carril bus-VAO registra una media diaria de 7.500 vehículos (TP autorizados, dos o más ocupantes, motos, movilidad reducida y ecológicos). Es el cómputo de los cuatro primeros meses del año y supone un incremento del 20 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior. El grueso de los usuarios son coches y motos (7 mil) y el resto autobuses (570).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook