Salud

Mamá, ya no tengo más hambre

17.05.2016 | 04:21
La mejor forma de aportar la comida necesaria al niño es respetando su sensación de hambre.
La mejor forma de aportar la comida necesaria al niño es respetando su sensación de hambre.

Los niños no deben decir ni qué, ni cuando, ni dónde comen, pero sí la cantidad que les apetece consumir. Obligarles a acabarse la comida de un plato es contraproducente. Así lo defienden cada vez más los pediatras, ante el preocupante aumento de la obesidad entre la población infantil. Un consejo que ha sido escuchado y recogido por la Agència de Salut Pública de Catalunya en la nueva versión de la guía actualizada "Recomanacions per a l'alimentació en la primera infància (de 0 a 3 años)."

Los adultos son los responsables de ofrecer una dieta variada de alimentos, adaptada a la edad de los pequeños y decidir cuándo deben comer. Pero es importante que el menor decida la cantidad, ya que es capaz de autorregular la ingesta en función de sus necesidades. "La mejor manera de proporcionarle la cantidad de alimento que necesita es respetando su sensación de gana y saciedad", explica la dietista de Salut Pública Gemma Salvador.

La guia incorpora, entre otros, todos los consejos de la Organización Mundial de la Salud respecto al consumo de carne roja y elimina la carne procesada. También recomienda la leche materna (o adaptada) de forma exclusiva hasta los 6 meses, es más flexible en la incorporación de productos y texturas y reduce la presencia de proteína animal en la dieta de los menores.

La dietista Gemma Salvador, que ha dirigido la redacción de la guía, ha insistido en la necesidad de reducir las cantidades, en especial de carne y pescado, porque la tendencia es que sean superiores a las necesidades nutricionales y también a la sensación de hambre que tienen los niños. También recoge los beneficios de intercalar alimentos sólidos a partir de los 6 meses y las consecuencias de prolongar el suministro de alimentos triturados, una práctica cada vez más extendida. La responsable de la coordinación de las guarderías del Ayuntamiento de Terrassa, Mercè Fontané, durante la presentación de la guía, fue muy crítica con el abuso de la emulsión de los alimentos. También lamenta que la preocupación en torno al hecho de que el niño coma complique la relación entre padres e hijos.

Introducir nuevos alimentos
Otra de las novedades es que se resta importancia al orden de incorporación de nuevos alimentos. A partir del sexto mes se pueden ofrecer gradualmente hortalizas, legumbres, carne, pescado, huevos, frutas, frutas secas trituradas y aceite de oliva virgen.

Hasta ahora la introducción de alimentos en la dieta del menor era estricta porque estaba relacionada con el riesgo de alergias y de algunas enfermedades de alimentación. "Pero como no hay evidencia científica sobre la relación entre la forma de suministrar alimentos y la aparición de las alergias se aconseja ser más flexible", indica Maria Eugènia Ortolà, de la Societat Catalana de Pediatria.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas