Un juez de Terrassa ordena excarcelar a un agresor homófobo condenado a dos años de prisión

06.05.2016 | 08:16

Un juez de Terrassa ha ordenado la excarcelación inmediata de un agresor homófobo que permanecía en prisión provisional desde febrero pasado, ya que la pena de prisión de dos años que le ha impuesto por injuriar, robar y golpear a un homosexual le libra de seguir entre rejas.
En la sentencia, el titular del juzgado de lo penal número 1 de Terrassa condena a dos años de cárcel al acusado, por los delitos contra la integridad moral y contra la administración de justicia, le impone una orden de alejamiento de 300 metros respecto de la víctima durante tres años y le ordena pagar 150 euros por responsabilidad civil y una multa de 900 euros.
No obstante, el juez ordena que se proceda a la excarcelación inmediata del acusado, que permanecía en prisión provisional por esta causa desde el pasado 29 de febrero, ya que la pena de cárcel impuesta, al no superar los dos años, puede ser susceptible de suspensión o sustitución.
En su sentencia, que se puede recurrir, el juez da total credibilidad a la versión de la víctima, que aseguró en el juicio que el acusado le injurió, golpeó y robó en tres encuentros fortuitos en junio y julio de 2010 y en septiembre de 2011.

La primera agresión ocurrió el 27 de junio de 2010, en el parque del Nord de Terrassa, cuando el acusado se acercó a la víctima, hacia las 03.05 horas de la madrugada, y le dijo: "Eres un maricón, os pensáis que sois unos intelectuales y por eso sois una mierda, sois unos sidosos, os tendrían que separar de nosotros".
Tras estos comentarios injuriosos, le agredió con un cinturón, ante lo que la víctima cayó al suelo, momento en el que el acusado se apoderó de su cartera y su móvil.

Posteriormente, el 16 de julio de 2010, se volvieron a encontrar en el parque del Nord de Terrassa, hacia las cinco de la madrugada, momento en el que el acusado se acercó a la víctima, le propinó un puñetazo en la cara, tirándole al suelo, le dio una patada en el costado y le dijo: "Eres un maricón de mierda, un cagado y un sidoso".
Finalmente, el 27 de septiembre de 2011, cuando la víctima ya le había denunciado, se volvieron a encontrar, hacia las 23.15 horas, también en el parque del Nord, y éste le amenazó, desde unos seis metros de distancia: "O me quitas la denuncia o te mataremos".
Para el juez, el relato de la víctima tiene total credibilidad porque expuso en el juicio un relato "minucioso, sin incoherencias" y sin entrar en contradicciones con lo que declaró en sede policial y durante la fase de instrucción.

Además, la sentencia remarca que la víctima no tenía motivaciones que pudieran contaminar su testimonio, ya que el juez no aprecia que tuviera ningún interés particular en conseguir ventajas personales derivadas del proceso penal, "más allá del legítimo y justo interés en conseguir el castigo del culpable", a quien no conocía previamente.
Por el contrario, el juez califica de "inverosímil" la versión esgrimida en el juicio por el acusado, que alegó que sólo se encontraron el 27 de junio de 2010 y que fue el denunciante el que le insultó, le tocó la cara y le pegó una patada a su perro, ante lo que optó por salir corriendo del lugar para evitar problemas.
El juez ha rebajado la condena hasta los dos años cárcel al apreciar la atenuante de dilaciones indebidas, ya que los hechos ocurrieron en 2010 y 2011, la instrucción finalizó en 2014 y el juicio no se celebró hasta el pasado 16 de marzo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook